Inicio > Noticias > Deportes > Clavadistas veteranos y de futuro ensayan en Madrid sus saltos para los Juego

Clavadistas veteranos y de futuro ensayan en Madrid sus saltos para los Juego

Madrid, 7 jun (EFE).- Las viejas piscinas de los Mundiales de natación que se disputaron en Madrid en 1986 reúnen este fin de semana a expertos clavadistas latinoamericanos y debutantes con hambre de éxito que en apenas siete semanas volverán a verse las caras en los Juegos Panamericanos de Lima.

El Grand Prix de Madrid, que celebra su vigésimo quinto aniversario, es una de las últimas oportunidades de fogueo internacional para los maestros del trampolín y la plataforma que afrontarán desde el 12 de julio los Campeonatos del Mundo en Gwanju (Corea) y, a renglón seguido, desde el día 26, los Panamericanos.

Un calendario que no asusta a la brasileña Juliana Veloso, cinco veces olímpica y que se prepara para disputar, a sus 38 años, sus sextos Juegos Panamericanos.

“Tengo tres medallas en Panamericanos, estos van a ser los sextos Juegos para mí y estoy muy contenta por ello, aunque no tengo mucho tiempo de practicar. Siento un poco de frustración porque soy muy competitiva y siempre quiero hacerlo mejor”, dijo Veloso a Efe tras clasificarse para las semifinales del Grand Prix, con la undécima puntuación, 236,55, entre 23 participantes en el trampolín de 3 m.

Residente en Orlando, madre de dos hijos de los que se encarga “sin marido”, profesora de equipos infantiles de clavados… son muchas las actividades que le roban a Veloso ese tiempo que necesitaría para entrenar a su gusto.

“Sé que con el tiempo que ahora dedico es muy difícil. Entrenar no es ahora mi prioridad. Pero la experiencia ayuda bastante”, dijo la clavadista de Río de Janeiro.

Velozo era antes, no solo pero sí preferentemente, plataformista.

Desde los 10 m ganó dos de sus medallas en Panamericanos, plata en 2003 y bronce en 2010. También tiene un bronce en 3 m, de 2003. Ahora solo se dedica al trampolín y siente que es más difícil “porque se mueve, cuesta más asegurar”.

“En trampolín tengo en Panamericanos dos cuartos puestos y un tercero. Pienso que en Lima, si termino entre las seis mejores, para mí está bien”, apuntó.

De un modo u otro, confesó que le “encantan” los clavados y que son “una terapia” que la hace “feliz”.

“Y aún sigo clasificando para la selección. Entonces, ¿por qué no?”, se preguntó.

Más lejos de los Panamericanos de Lima, aseguró que aún no ha pensado en la posibilidad de disputar en Tokio sus sextos Juegos Olímpicos.

“Quizá si consigo un patrocinador que me permita dedicar más tiempo. Porque físicamente pienso que puedo estar lista. Y la parte técnica la tengo muy bien. Pero tengo que trabajar, cuidar a mis dos hijos, las tareas de la casa. Es muy difícil”, insistió.

Su compañero de equipo Isaac Souza representa otra perspectiva. Solo tiene 19 años, su meta son precisamente los Juegos de Tokio, pero en Corea y en Lima quiere dar un paso al frente.

“Quiero llegar a la final, y en ella dar lo mejor de mí”, dijo sobre las pruebas de plataforma individual y sincronizada en las que competirá en los Panamericanos.

En los Mundiales rebaja sus expectativas hasta las semifinales.

En Madrid fue quinto en las preliminares de este viernes y obtuvo una nota por encima de 80 puntos (81,60) con uno de sus seis saltos, un triple mortal y medio interior.

“Me queda mucho que mejorar”, afirmó este exgimnasta nacido en la favela de Mangueira y que practica los clavados desde los 12 años.

Una de sus animadoras en el Grand Prix de Madrid fue la peruana de origen chileno Mayte Salinas, que se clasificó para los Panamericanos gracias a su condición de deportista local y que no piensa desaprovechar la oportunidad de dejar una buena impresión con su nuevo equipo.

Tras cuatro semanas concentrada en Madrid, con entrenamientos mañana y tarde en unas instalaciones “que no había en Lima y que ahora habrá gracias a los Juegos”.

Salinas aspira a quedar entre las primeras diez pero, “sobre todo”, superar sus marcas y disfrutar de la competencia.

“Hemos dado muy duro y vamos bien”, afirmó.

Salinas no competía hace dos años debido a los trámites de su cambio de nacionalidad.

“Me cambié de país”, resumió. “Competía por Chile y ahora lo hago por Perú, así que es un nuevo desafío para mí. Cambié por falta de apoyo de la federación, así que decidí arriesgarme y me fui para Perú”.

La clavadista se declaró “muy contenta con el cambio, con el entrenador Alfredo Borges, con todo. Definitivamente ha habido un progreso”.

“Esperamos mejorar los saltos y ofrecer una buena presentación en los Panamericanos”, dijo Salinas, residente en Lima desde hace un año y que disfrutará de los Juegos en su “segunda casa”.

Junto a ella compitieron en Madrid otras jóvenes promesas de los clavados peruanos como Ana Ricci, que con solo 12 años es campeona sudamericana juvenil de trampolín de 1 m y 3 m. EFE

%d bloggers like this: