Clinton se jacta de la “desesperación” de un Trump defensivo y a la deriva

Cristina García Casado


Washington, 12 oct (EFE).- La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, se jactó hoy de la “desesperación” de su rival, un Donald Trump defensivo y a la deriva desde que el pasado viernes saliera a la luz una grabación con comentarios machistas y vulgares que le han valido el portazo de la cúpula republicana.

Confiada y sonriente, la exsecretaria de Estado se presentó como la antítesis de un Trump “que cada vez cae más y más bajo” y prometió a los ciudadanos “darles algo por lo que votar a favor y no algo para votar en contra” en las cuatro semanas que quedan para las elecciones.

“Su campaña dijo hoy que va a usar una estrategia de tierra quemada. Eso muestra lo desesperados que están. Todo lo que les queda es negatividad y pesimismo”, dijo Clinton en un mitin en Pueblo (Colorado).

El equipo del magnate decidió el pasado viernes, tras el estallido de la peor tormenta política de la campaña, pasar a la estrategia de “tierra quemada” que se habían guardado hasta ahora, según explicó uno de los asesores al diario Wall Street Journal.

El propio Trump se mostró ayer liberado tras la ruptura de su frágil enlace con la cúpula del Partido Republicano a raíz de la polémica grabación: “Está muy bien que me hayan quitado los grilletes. Ahora puedo luchar por Estados Unidos de la manera que yo quiera”, escribió en Twitter.

Hoy, de campaña en el decisivo estado de Florida, el multimillonario ahondó en su ruptura con el aparato republicano al reprochar al presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, falta de apoyo tras el debate del pasado domingo y sugerir que hay un complot contra él en el partido.

“Hay todo un acuerdo en marcha. Vamos a descubrir qué es. Siempre descubro que es lo que pasa. Pero hay todo un acuerdo siniestro en marcha”, afirmó en Ocala (Florida) sin precisar más al respecto.

El magnate evidenció su creciente amargura también en Twitter, donde se quejó del poco eco que han tenido hoy en los medios la cuarta tanda de correos publicada por WikiLeaks desde el viernes con material presuntamente robado del correo del jefe de campaña de Clinton, John Podesta.

“Muy poca acogida de los deshonestos medios de comunicación a la increíble información publicada por WikiLeaks. ¡Qué deshonesto! ¡Sistema amañado!”, escribió en la red social.

Clinton soslayó el tema hoy en su mitin en Colorado, pero Podesta dijo ayer a la prensa que Rusia está detrás del pirateo de su cuenta privada de correo electrónico y que cree que el equipo de Trump pudo haber tenido conocimiento previo de la filtración.

Podesta no confirmó la autenticidad de los correos que WikiLeaks comenzó a publicar el pasado viernes y que contienen, entre otros asuntos, las transcripciones de los discursos pagados que Clinton dio desde que dejó de ser secretaria de Estado en 2013 hasta el inicio de su campaña presidencial el año pasado.

Estas informaciones han quedado en un segundo plano mediático ante la implosión de la campaña de Trump a partir de la publicación el viernes en el Washington Post de una grabación de 2005 en la que el multimillonario se prodiga en comentarios denigrantes sobre las mujeres.

Hoy Clinton aprovechó para mantener viva la polémica en su mitin en Colorado: “No me preocupa lo que diga sobre mí, me preocupa lo que dice de ustedes. Los defenderé de sus insultos y su falta de respeto”.

“Ha insultado prácticamente a todo el mundo. Vamos a demostrar que Estados Unidos es mejor que lo que Donald Trump dice y representa”, agregó.

Clinton aseguró que no podría haber “dos personas más diferentes compitiendo por la Presidencia” que ella y Trump y se mostró confiada en que “si la gente vota” ganará y podrá ejecutar todas sus propuestas electorales.

“No sé si ha habido alguna vez una elección más seria y más relevante. En muchos estados que tienen voto adelantado estamos viendo números mayores (de participación) que el pasado. Esta mañana en Ohio hemos visto récord en número de personas”, indicó la demócrata.

“Habrá una gran participación -pronosticó- para rechazar la campaña oscura, divisora y llena de odio que ha llevado a cabo mi oponente”.

Durante el mitin, en el que se esforzó por mostrar una imagen ilusionante frente a la “oscuridad” de Trump, se vio obligada a hacer una pausa ante la interrupción de un seguidor de Trump que zanjó con condescendencia: “tienes que sentir pena por ellos, han tenido unas semanas duras”.

Clinton se ha visto beneficiada de la implosión de la campaña del magnate en los últimos días y ha doblado en una semana su ventaja electoral, ahora de 6,2 puntos porcentuales, según la media de sondeos que elabora la web Real Clear Politics. EFE