Colaborador de Guaidó afrontará proceso judicial por corrupción en prisión

Caracas, 18 jun (EFE).- Una corte venezolana ordenó continuar el juicio por conspiración y legitimación de capitales, así como la prisión preventiva, contra Roberto Marrero, mano derecha del líder del Parlamento Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado por más de cincuenta países, informó el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

En nota de prensa, el TSJ señaló que el Juzgado de Control del Circuito Judicial Penal de Caracas decidió “mantener la privación judicial preventiva de libertad y el pase a juicio” de Roberto Marrero y también de Juan Antonio Planchart, otro colaborador de Guaidó, a quienes se les acusa de legitimación de capitales, asociación para delinquir y conspiración.

Marrero, militante como Guaidó del partido Voluntad Popular, fue arrestado el pasado 21 de marzo por el Sebin durante un registro a su vivienda y está acusado por el Gobierno de Nicolás Maduro de liderar una célula terrorista que planeaba realizar ataques selectivos para crear “caos”.

Planchart, por su parte, fue apresado por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) tres días después, bajo acusación de ser “el operador financiero” de una supuesta trama conspirativa.

Tras la audiencia preliminar realizada este lunes, el tribunal admitió los delitos imputados por la Fiscalía y ordenó la realización de juicio oral y público en contra de ambos.

Asimismo, el tribunal aceptó incorporar a la causa contra Marrero el delito de “ocultamiento de arma de guerra, y explosivo” y en la de Planchart la acusación de “financiamiento al terrorismo”.

Durante el juicio, cuya fecha de celebración no fue facilitada por la fuente, los acusados seguirán recluidos en la sede del Sebin, ubicada en Caracas.

Los abogados defensores de Marrero y Planchart han denunciado la irregularidad de las detenciones, así como de las gestiones llevadas adelante por la Fiscalía y el tribunal encargados de los casos.

Además de seguir juicio bajo prisión preventiva, el tribunal penal mantuvo para ambos las medidas de congelamiento de cuentas financieras y la prohibición de enajenar y gravar bienes.

Desde enero pasado, la crisis política e institucional venezolana se profundizó luego de que Maduro jurara un nuevo mandato que no es reconocido por la oposición y parte de la comunidad internacional y, en respuesta, Guaidó proclamó un Gobierno interino, que ha recibido el espaldarazo de más de 50 naciones.EFE