Comarca Lagunera con graves problemas de contaminación

Maximiliano Silerio Díaz, titular de la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente del estado (Srnyma) señaló que la Comarca Lagunera mantiene elevados índices de contaminación a consecuencia de la actividad industrial y las bajas temperaturas, lo que ha ocasionado que prácticamente toda la temporada invernal el semáforo de alerta se haya mantenido en amarillo.

El entrevistado detalló que a diferencia de la ciudad de Durango en la región lagunera la actividad industrial de alto impacto ocasiona elevados índices de contaminación a consecuencia de las emanaciones que se hacen, lo que ha derivado en que a consecuencia de las condiciones de frío y la escasez de precipitaciones se tenga permanentemente mala calidad en el aire.

El funcionario señaló que en la comarca trabajan más de 60 empresas pedreras y marmoleras, mientras que en Durango solo hay cuatro, por lo que la cantidad de polvo que se arroja al aire por trituración de piedras es mayor, además que por sus condiciones áridas las tolvaneras generan una problemática que no se presenta en la capital pese al número de calles sin pavimento.

Adicionalmente se tienen menos empresas contaminantes ubicadas en el Valle del Guadiana en comparación a La Laguna, en donde incluso la actividad ganadera supera en creces a la de Durango, siendo esta otra causante de contaminación; “cabe recordar que los animales expulsan gas metano concentrado. Hablamos de 600 mil reses destinadas a la cuenca lechera y 400 mil en engorda”.

Silerio Díaz ahondó que ya están en pláticas con la Semarnat a nivel federal para poder subdividir a Gómez Palacio, Torreón y Lerdo en una sola región para de este modo generar políticas públicas ambientales mucho más exitosas; “el viento no respeta límites políticos. A lo que se genera de contaminación del lado duranguense hay que sumarle lo de Torreón, de ahí la preocupación”.

Resaltó el hecho de que la capital del estado haya mostrado en diciembre únicamente dos días con alto índice de contaminantes, aclarando que la cifra registrada en nada se compara a la que presentan las grandes urbes, en gran medida porque la mayoría de las empresas instaladas se consideran “limpias”, quedando como principal fuente de emisiones las ladrilleras.