Comer chocolate y vino, nueva herramienta contra envejecimiento

Compuesto presente en el vino tinto podría ayudar a rejuvenecer las células.

Un compuesto presente en el chocolate negro y en el vino tinto podría ayudar a rejuvenecer las células, de acuerdo con un estudio científico. Investigadores de las Universidades de Exeter y Brighton en Reino Unido aplicaron compuestos llamados reversatrol analogues a las células en cultivo. Estos químicos se encuentran naturalmente en el vino tinto, el chocolate negro, las uvas rojas y los arándanos.

Una investigación previa de la Universidad de Exeter expuso que una clase de genes llamados factores de empalme se desactivan progresivamente a medida que envejecemos. Pero el nuevo estudio descubre que la aplicación de estos compuestos a las células provocaba que los factores de empalme se reactivaran.

A las pocas horas del tratamiento, las células más viejas habían comenzado a dividirse y tenían telómeros más largos, que son el tope de los cromosomas que se acortan a medida que envejecemos. Los investigadores esperan que el avance permita conducir a terapias que ayuden a las personas a envejecer mejor y sin muchos de los problemas degenerativos que se encuentran a medida que envejecemos.

Una de las razones por las que nos volvemos más susceptibles a las enfermedades a medida que envejecemos es que nuestros tejidos acumulan células senescentes que están vivas, pero que no crecen ni funcionan como deberían. Los factores de empalme aseguran que los genes funcionan como deberían, pero a medida que envejecemos comienzan a trabajar de manera menos eficiente o no lo hacen en absoluto. Esto restringe la capacidad de las células para responder a los desafíos de su entorno.

Las células senescentes, que se pueden encontrar en la mayoría de los órganos de las personas mayores, también tienen menos factores de empalme, explican los investigadores. La profesora Lorna Harries, del Departamento de Genética Molecular de la Universidad de Exeter, declara que “éste es un primer paso para tratar de hacer que las personas vivan vidas normales, pero con salud para toda la vida”.

“Nuestros datos sugieren que el uso de productos químicos para volver a la clase principal de genes que se apagan a medida que envejecemos podría proporcionar un medio para restaurar la función de las células viejas”. Harries explica que la investigación demuestra que las células se pueden tratar para recuperar algunas características de la juventud.

La investigadora asociada de la Universidad de Exeter que llevó a cabo los experimentos, Eva Latorre, se sorprendió por la extensión y rapidez de los cambios en las células. “Cuando vi algunas de las células en el plato de cultivo rejuvenecer no pude creerlo. Estas viejas células parecían células jóvenes. Fue como magia”, sostuvo.