Comienzan a verse los resultados de la obra más importante de Buenos Aires

Buenos Aires, 16 may (EFE).- Los primeros resultados del Paseo del Bajo, la obra pública más importante que se realiza en Buenos Aires en 35 años, han comenzado a vislumbrase con las primeras excavaciones de túneles bajo las estructuras construidas en los últimos meses.

El Paseo del Bajo, que tendrá más de 7 kilómetros de longitud con la misión de conectar el sur con el norte de la capital argentina, es en realidad una autopista urbana diseñada en gran parte como trinchera abierta, cubierta o semicubierta -según los tramos- de cuatro carriles (dos en casa sentido) por donde circulará exclusivamente tránsito pesado.

En determinados lugares, como cruces y plazas públicas, la trinchera estará cerrada y es precisamente en esos puntos, como en la intersección de la Avenida de Alicia Moreau de Justo con Independencia, donde las excavadoras han empezado a extraer la tierra bajo las estructuras horizontales y ya puede apreciarse el efecto túnel.

Antes de comenzar las excavaciones, esas estructuras horizontales, a nivel de la calle, fueron colocadas sobre muros colados laterales construidos con hormigón armado mediante la técnica de pilotes, que permite insuflar en el terreno hierro y hormigón para consolidar sus cimientos.

Su trazado, que va tomando cuerpo gracias a un ritmo de trabajo frenético durante las 24 horas del día, discurre entre las avenidas de Alicia Moreau de Justo y Madero-Huergo, en el barrio de Puerto Madero, así como en las de Ramos Mejía, Antártida Argentina y Castillo, en la zona de Retiro.

Los trabajos para su construcción se iniciaron en 2017 y se extenderán al menos hasta mediados de 2019, con el fin de presentar el resultado como uno de los proyectos estrella del Gobierno capitalino, que dirige Horacio Rodríguez Larreta, de Cambiemos, el partido que lidera el presidente de la República, Mauricio Macri.

La obra, que cuenta con un presupuesto de unos 6.300 millones de pesos argentinos (260 millones de dólares) se financia con fondos propios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y de Nación Argentina, así como con un préstamo internacional del Banco de Desarrollo de América Latina-CAF. EFE