Comienzan las manifestaciones estudiantiles en Colombia en ambiente festivo

Bogotá, 28 nov (EFE).- Miles de estudiantes, a los que se unieron campesinos, sindicalistas e indígenas, comenzaron hoy una nueva jornada de protestas en Colombia con un ambiente festivo sobre el que pesa la advertencia que hizo ayer el presidente Iván Duque de que no aceptará la violencia como mecanismo de presión.

En Bogotá, donde varias columnas de manifestantes recorrerán sus calles, amaneció con poca actividad ya que numerosas escuelas suspendieron las clases, mientras que algunas empresas permitieron a sus empleados trabajar desde sus casas ante la jornada de protestas denominada “Gran toma de capitales”.

Nada más comenzar las concentraciones, un grupo de estudiantes de la Universidad Distrital y del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) cortó el tránsito cerca del centro antes de dirigirse hacia el occidente de la capital colombiana.

Otro grupo de estudiantes de la Universidad Distrital, sede tecnológica, iniciaron de manera casi simultánea otra movilización por el sur de Bogotá.

Por su parte, los alumnos de la Universidad Nacional se reunieron en la Avenida El Dorado, que llega hasta el aeropuerto de Bogotá y es una de las vías fundamentales de la capital.

Las diferentes columnas que tienen previsto recorrer Bogotá irán encontrándose hasta confluir en la céntrica Plaza de Bolívar, sede el poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial de Colombia.

Los universitarios que comenzaron hace 49 días una huelga dicen que las universidades públicas necesitan 3,2 billones de pesos (unos 1.037 millones de dólares) para no cerrar este año.

También piden el Gobierno que se comprometa a destinar 15 billones de pesos (unos 4.861 millones de dólares) para saldar “la deuda histórica que tiene el Gobierno con las universidades”.

El mes pasado el Gobierno y los rectores de las 32 universidades públicas alcanzaron un acuerdo que incluye más recursos para la educación superior, pero el mismo no ha sido aceptado por los estudiantes.

El presidente Duque ya anunció ayer que su Gobierno no tolerará “la violencia como mecanismo de presión ni el vandalismo como el lenguaje de la protesta social”, en referencia a los desmanes que marcaron manifestaciones de las últimas semanas en una de las cuales encapuchados atacaron a policías con cócteles molotov y arrojaron pintura contra estaciones de autobuses y sedes de medios de comunicación.

“El diálogo y la búsqueda de consensos, y de construir soluciones y no agresiones hacen parte del talante de nuestra administración. No podemos olvidar que el ejercicio de los derechos no es absoluto y que debe respetar los derechos de los demás y también incluye los deberes ciudadanos”, dijo el mandatario en una alocución al país.

El mensaje lo reiteró hoy el ministro de Defensa, Guillermo Botero, quien subrayó que no permitirán “bloqueos producto de las marchas. La movilización de los ciudadanos que no participan en la protesta, esta garantizada por parte de la fuerza pública”.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT), que también se unió a las manifestaciones de hoy, aseguró en su cuenta de Twitter que los trabajadores de la rama judicial se sumaron a su paro, igual que lo hicieron varias comunidades indígenas.

Por su parte, trabajadores de la Oficina para los Derechos Humanos de la ONU se reunieron al comienzo del día con la Policía y su Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).

“Vamos a monitorear el respeto a los Derechos Humanos, de acuerdo a nuestro mandato. Hemos hecho con antelación reuniones con autoridades nacionales y del Distrito y con estudiantes líderes de la marcha”, detalló la Oficina.

Ante la posibilidad de que las manifestaciones en las diferentes ciudades de Colombia dificulten el tránsito, Avianca activó una “exoneración de pago de penalidad preventiva para los vuelos programados y que se vean afectados”. EFE