Inicio > Noticias > Internacional > Comisión de la Verdad de Nicaragua lamenta muerte de uno de sus miembros

Comisión de la Verdad de Nicaragua lamenta muerte de uno de sus miembros

Managua, 25 ago (EFE).- La oficialista Comisión de la Verdad, Justicia y Paz de Nicaragua lamentó este domingo el fallecimiento del subprocurador de derechos humanos, Adolfo Jarquín Ortel, quien era uno de sus miembros.

“Los miembros de la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz, lamentamos con profunda consternación la partida de nuestro hermano Adolfo Jarquín Ortel”, señaló ese ente en una declaración pública.

El subprocurador de derechos humanos falleció este sábado de manera repentina a los 68 años, según informó el Gobierno del presidente Daniel Ortega, que lo calificó como “leal hasta sus últimos momentos”.

La Comisión, a la que pertenecía, dijo que con su muerte “es un momento oportuno para reconocerle su invaluable contribución como miembro pleno” de esa entidad.

Jarquín Ortel era miembro de la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz, creada en mayo del año pasado por la Asamblea Nacional (parlamento), controlada por el oficialismo, en medio de la crisis sociopolítica que vive el país desde hace 16 meses y que ha dejado cientos de muertos.

Esa Comisión fue creada para investigar los muertos, heridos, desaparecidos, encarcelados y torturados durante las violentas protestas acontecidas desde el 18 de abril de 2018, según el mandato del Parlamento.

Sin embargo diversos sectores dudan de su trabajo y de su independencia, ya que fue creada exclusivamente por diputados afines al presidente Daniel Ortega, y a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

La Comisión envió su solidaridad y oraciones a su esposa y ahora viuda, María Lourdes Porras, así como a sus hijos y nietos, y a toda la familia de la Procuraduría de Derechos Humanos de Nicaragua.

Jarquín Ortel, que sufría desde años de una grave enfermedad, fue electo como subprocurador de derechos humanos en el 2004 bajo un acuerdo político entre el expresidente nicaragüense Arnoldo Alemán (1997-2002) y el sandinista Ortega, entonces líder de la oposición.

En ese entonces, Jarquín Ortel, que provenía del Partido Social Demócrata, era diputado suplente por el opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

Tras su primer período, finalizado en 2010, se mantuvo en el cargo mediante un decreto de Ortega, que entonces no tenía mayoría en el Parlamento, y que prorrogó de esa forma en sus puestos a una decena de funcionarios.

Justamente sus críticos lo acusaban de ser un defensor del presidente Ortega desde que retornó al poder en 2007, más que de los derechos humanos de los nicaragüenses.

Desde abril de 2018 Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 595 y el Gobierno reconoce 200 y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado. EFE