Comisión de la Verdad de Nicaragua pide dar una oportunidad al diálogo

www.el19digital.com

Managua, 14 jun (EFE).- La Comisión de la Verdad, Justicia y Paz de Nicaragua abogó hoy por un cese a la violencia y dar una oportunidad al diálogo nacional que se reanudará este viernes con el fin de superar una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 154 muertos en este país.

“Hacemos un llamado a guardar la calma y darle oportunidad al diálogo”, dijo en rueda de prensa el subprocurador de derechos humanos, Adolfo Jarquín y miembro de esa comisión.

“Hacemos un llamado a la Conferencia Episcopal, que tiene obligación de iniciar ese diálogo, a que ellos, como mediadores, también tienen la obligación de hacer un llamado al cese de la violencia”, agregó.

Asimismo, esa Comisión, creada por la Asamblea Nacional (Parlamento), controlada por el oficialismo, pidió a los obispos desempeñar con beligerancia el papel que juegan como mediadores para lograr encontrar “puntos comunes” entre todos los sectores y que se depongan actitudes y se “cedan posiciones” para poder restablecer la paz.

La Comisión también denunció que en los tranques o bloqueos de vías que realizan los manifestantes que protestan contra el Gobierno de Daniel Ortega se está practicando la “tortura” y solicitó que se levanten.

“Hacemos un llamado al Alto Comisionado de las Naciones Unidas a ver estos casos también. Nosotros, como Comisión de la Verdad, condenados ese recrudecimiento de la violencia en Nicaragua”, anotó.

Esa Comisión tiene un plazo de tres meses, que termina el 5 de agosto próximo, para investigar los muertos, heridos, desaparecidos, encarcelados y torturados durante las violentas protestas acontecidas desde el pasado 18 de abril, según el mandato del Parlamento.

La Comisión está integrada por el sacerdote franciscano Uriel Molina Oliú; la líder miskita Mirna Cunningham; el vicerrector de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN Managua), Jaime López Lowery; el subprocurador de Derechos Humanos, Adolfo Jarquín, y el académico e intelectual Cairo Amador.

Esa Comisión ha sido criticada por diversos sectores que dudan de su trabajo y su independencia, ya que fue creada exclusivamente por diputados afines al presidente Daniel Ortega y a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Con 154 muertos en menos de dos meses, Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años de 1980, con Ortega también como presidente.

Las protestas contra Ortega y Murillo comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción. EFE