Inicio > Noticias > Salud > Cómo diferenciar los cosméticos bio, eco, natural y orgánico

Cómo diferenciar los cosméticos bio, eco, natural y orgánico

Desde hace algún tiempo la industria cosmética se unió al grupo de mercados orientados en desarrollar el comercio ético, y producir a favor del medio ambiente. Por tanto, utilizan varios términos relacionados con este tipo de productos. Cosméticos biológicos, ecológicos, orgánicos, naturales.

Pero en ocasiones el uso de estas denominaciones pueden confundir más a los consumidores. Y muchas compañías aprovechan la oportunidad para sacar partido de estas etiquetas en el mundo de la cosmética. 

Para el sector del cuidado del cuerpo y la piel los términos “natural” y “ecológico” no están protegidos por ley como sucede en otras áreas como la alimentación, que están sujetas a una reglamentación europea. 

Es decir, no existe una regulación pública que determine claramente cuándo se puede hablar de cosmética ecológica o cosmética natural. Pero existen normativas privadas que clasifican estos productos y han sido desarrolladas por entidades especializadas en el sector. 

La cosmética natural engloba todos aquellos productos que utilizan materias primas de origen natural. Su proceso de transformación consiste en la mínima intervención de aditivos. Utilizan procesos que no son perjudiciales para el medio ambiente y la salud de las personas. La miel, la leche o la cera de abeja, y aceites como el de oliva, de jojoba, o esenciales, como el de lavanda, son consideradas materias primas naturales. 

El aceite de oliva o el de argán se consideran naturales, aunque existe un proceso físico de extracción, en este caso por presión. Igualmente, hay otros ingredientes, como el ácido hialurónico, que también es de origen natural y tiene gran demanda en sus presentaciones en crema, por ejemplo. 

En la industria cosmética el ácido hialurónico en crema se obtiene por bio fermentación, con la intervención de microorganismos y está certificado como natural. Los cosméticos naturales se clasifican en función del porcentaje de ingredientes ecológicos que contengan, y de que no utilicen ingredientes agresivos. 

Por otro lado, la cosmética orgánica, bio, eco, pueden confundir al consumidor, pero en teoría su base es la misma. Los términos orgánicos, biológico (bio) o ecológico (eco) son sinónimos, y se pueden utilizar indistintamente desde el punto de vista de la certificación. 

La cosmética ecológica se caracteriza por utilizar ingredientes que, además de ser naturales, se han producido siguiendo los criterios para la agricultura ecológica establecidas por reglamentos y normas equivalentes para esta producción. Los criterios incluyen la no utilización de fertilizantes, pesticidas ni herbicidas químicos. Además, los ingredientes ecológicos tienen que estar certificados para reconocerse como tal. 

De esta manera, lo ecológico (eco), biológico (bio) y orgánico, son lo mismo. La diferencia se encuentra en el término natural. En efecto, un cosmético ecológico siempre será natural, pero no todos los productos naturales serán ecológicos. 

Al momento de comprar, lo conveniente es buscar productos cosméticos con una certificación para estar seguros de que han seguido los criterios que establece una norma. Más allá de están de moda, su diferencia con la cosmética convencional es que son menos agresivos para la piel y no contaminan el medio ambiente. 

%d bloggers like this: