Con visita de Almagro, Payá quiere “mudar el escenario” a Cuba

Miami (EE.UU.), 14 feb (EFE).- Rosa María Payá, líder de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, entidad que la próxima semana entregará un premio en La Habana al secretario general de la OEA, Luis Almagro, destacó hoy la importancia de ese viaje, convencida de que “hay que mudar el escenario a Cuba”.


Payá, que culpa al Gobierno cubano de la muerte de su padre, el disidente Oswaldo Payá (1952-2012), en un accidente de tráfico, señaló a Efe que esperan que el viaje de Almagro produzca una corriente de “solidaridad efectiva” con los cubanos que reclaman sus derecho a decidir.

“No solo de la Secretaría General, sino de los países miembros de la OEA”, subrayó la también dirigente del movimiento Cuba Decide, que promueve la celebración de un plebiscito para que los cubanos se pronuncien sobre el sistema de Gobierno que quieren.

Que el Gobierno cubano no haya querido aceptar la invitación a reintegrarse a la Organización de Estados Americanos (OEA), “porque no quiere comprometerse con los mecanismos democráticos interamericanos”, no significa que los cubanos no tengan derechos, agregó.

Almagro recibirá el premio en La Habana el próximo 22 de febrero, según confirmaron fuentes del organismo a Efe.

Payá, que mañana viajará a La Habana, donde permanecerá hasta la entrega del premio Oswaldo Payá al uruguayo Almagro, no quiso adelantar la agenda que preparan para la visita y tan solo dijo que será “amplia”.

El Premio Oswaldo Payá Libertad y Vida fue concedido a Almagro el pasado diciembre por su “destacada actuación en defensa de la democracia”, especialmente, según dijo hoy Payá, por su labor en relación con Venezuela.

El galardón reconoce “su coherente proceder ante las coyunturas políticas y sociales que atraviesan algunos de los países en crisis y regresión democrática en Latinoamérica”.

El premio, que lleva el nombre del fallecido disidente cubano, fue instituido por la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia en colaboración con la Fundación para la Democracia Panamericana y Ofelia Acevedo, viuda de Oswaldo Payá.

Oswaldo Payá falleció en julio de 2012 junto al también disidente cubano Harold Cepero, tras impactar contra un árbol el vehículo en el que viajaban y que conducía Ángel Carromero, dirigente de las juventudes del Partido Popular de España.

La familia de Payá insiste en que la muerte del disidente fue un asesinato orquestado por las autoridades cubanas.

En una entrevista con Efe la semana pasada, Rosa María Paya dijo que su mensaje a Donald Trump, como al resto de presidentes de América y Europa, es que presione con firmeza al Gobierno cubano para que “responda a las reclamaciones de su pueblo por primera vez en 60 años”.

“Todavía hay que esperar” a ver cuál será la política del nuevo presidente de Estados Unidos hacia Cuba, señaló Payá, directora ejecutiva de Cuba Decide.

La activista de los derechos humanos señaló que la presión sobre el Gobierno de Raúl Castro se debe enfocar en lo que los cubanos desean. “Y eso no lo sabremos hasta que no hablen” en una consulta como la que reclama Cuba Decide, afirmó.

Por eso, Payá insta a los Gobiernos de Estados Unidos y de la Unión Europea a no intentar imponer una “solución” al problema cubano, sino a apoyar iniciativas que permitan a los cubanos expresarse y decidir su futuro. EFE