Condenan a activista indígena guatemalteco a 7 años por detención y robo

Guatemala, 9 nov (EFE).- El Tribunal Primero de Sentencia Penal del norteño departamento de Alta Verapaz condenó hoy a 7 años y 4 meses de prisión al activista indígena guatemalteco Bernardo Caal por robo agravado y detenciones ilegales con circunstancias agravantes.

Según la hipótesis de la Fiscalía que validó el Tribunal, el pasado 15 de octubre de 2015, Caal fue quien ordenó a pobladores -a quienes calificó de “turba”- a que atacaran a tres trabajadores de una empresa local de cable y que retuvieron durante tres horas.

En un primer caso, que fue desestimado, la Fiscalía buscó imputar a Caal de apropiación y retención indebida y al no prosperar, se buscó un nuevo proceso, que culminó con su condena este viernes.

El activista indígena de la etnia q’eqchi -que está a la cabeza de 95 comunidades que se oponen a las hidroeléctricas Oxec y Oxec II instaladas en el río Cahabón, en Alta Verapaz- se encontraba en prisión preventiva desde el 30 de enero pasado.

El también dirigente comunitario sostuvo que con la sentencia en su contra “se demuestra la corrupción que señala la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), la cual impera en Alta Verapaz”, pues “el Ministerio Público (Fiscalía) se ha plegado a los intereses de las empresas que están despojando y quitando el agua en el departamento”, dijo en declaraciones recogidas por el diario nacional Prensa Libre.

“Si se dan cuenta yo no cometí ninguno de los delitos de los que se me acusa, pero hoy estoy siendo el sentenciado”, añadió Caal, quien convocó a la comunidad nacional y a la internacional a “vigilar todo lo que está sufriendo el pueblo q’eqchi’; esto es un atropello, una violación”, indicó.

Subrayó que “las empresas vendrán y nos dejarán si territorio y sin ríos porque todo lo van a despojar”, según publicó el diario.

Además, en un video difundido en sus propias redes sociales al concluir el juicio, Caal agregó que la condena “no nos tiene que asustar”, pues “la lucha del pueblo tiene que continuar” y adelantó que analizará la sentencia con sus abogados para apelar si así lo deciden.

“Vamos a estar vivos y si me muero en la cárcel, los responsables son los empresarios que están metiendo en tubos el agua de los ríos”, concluyó.

La Fiscalía, por su parte, afirmó que apelará la sentencia, pues en un inicio había solicitado una condena del doble de tiempo de la que el Tribunal finalmente falló. EFE