Condenan a pena de muerte a un mexicano por la muerte de un agente fronterizo

Info7

Austin (EEUU), 5 jun (EFE).- Un tribunal de Texas condenó hoy a un inmigrante indocumentado mexicano por el asesinato en el año 2014 de un agente de la Patrulla Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) en una zona rural de Harlingen (Texas).

Gustavo Tijerina Sandoval, de 34 años, junto a otro hombre, trataron de robar a punta de pistola el vehículo del agente Javier Vega Jr., cuando éste se encontraba con su familia disfrutando de una jornada de pesca.

En el juicio, celebrado en Brownsville, se determinó que Tijerina cometió el crimen porque necesitaba robar un vehículo para saldar una deuda con una persona que le estaba amenazando por el impago de 3.500 dólares.

El patrullero, veterano de la Infantería de Marina, al verse amenazado por los atacantes sacó su pistola, lo que, con base en la versión oficial, desencadenó un tiroteo en el cual recibió un disparo en el pecho.

Vega Jr. fue trasladado de urgencia a un hospital, pero en el trayecto falleció por la gravedad de las lesiones.

Además de esta condena, el asesino fue sentenciado a cadena perpetua por otro cargo de intento de homicidio, puesto que en el tiroteo también alcanzaron al padre del patrullero, Javier Vega Sr., hiriéndole en la espalda.

En cuanto al segundo acusado, Ismael Hernández Vallejo, también procedente de México, hará frente a los mismos cargos de asesinato e intento de homicidio en un juicio previsto para finales de este año.

Si finalmente es declarado culpable, podrá ser sentenciado también a la pena de muerte.

La viuda del agente, Andrea Brown, y dos de los tres hijos del matrimonio, declararon como testigos presenciales durante el juicio que, durante una de sus vistas, en 2016, determinó que Vega falleció “en el cumplimiento de su deber”.

Por el momento, en cumplimiento de una orden judicial, ningún miembro de la familia se ha pronunciado sobre la condena.

“No puede haber paz sin justicia; Vega, sus seres queridos y su familia merecen la paz”, dijo el ayudante del fiscal del condado de Willacy, Charles “Chuck” Mattingly.

A finales de 2017, el puesto de control migratorio del sur de Texas en Sarita, en el que trabajaba el agente del CBP, recibió su nombrado en homenaje al patrullero muerto. EFE