Inicio > Noticias > Internacional > Conflicto en universidad de Nicaragua por supuesto fraude de sandinistas

Conflicto en universidad de Nicaragua por supuesto fraude de sandinistas

Managua, 27 nov (EFE).- Un conflicto estalló este miércoles en la estatal Universidad Nacional Agraria (UNA) de Nicaragua, por un supuesto fraude en las elecciones estudiantiles, atribuido a grupos sandinistas, afines al Gobierno de Daniel Ortega, en medio de la grave la crisis sociopolítica que afecta al país.

Informes preliminares del “Movimiento UNA 19 de Abril” indican que las elecciones estudiantiles fueron ganas ampliamente por el grupo que representa a alumnos opositores del Gobierno de Ortega, pero que los resultados fueron “secuestrados” por la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), de afinidad sandinista.

Las elecciones estudiantiles en las universidades estatales son trascendentes en Nicaragua porque sus alumnos encabezaron la llamada “insurrección cívica” popular contra Ortega en abril de 2018, y porque estas absorben por ley el 6 % del presupuesto general de la República.

El Bloque Unido de Movimientos 19 de Abril, compuesto por 22 organizaciones estudiantiles de toda Nicaragua, denunció que los comicios en la UNA parecen estar “influenciados por fuerzas externas a la universidad, que violentan su autonomía y que buscan a todas luces favorecer, a través de un fraude en gestación, a la agrupación estudiantil UNEN”.

Mantener el poder universitario permite a UNEN administrar una parte del presupuesto general destinado a las universidades estatales y subvencionadas, cuyas cantidades se manejan en millones de córdobas.

Los estudiantes opositores divulgaron imágenes que muestran la presencia en la UNA del presidente de UNEN nacional, Luis Andino, un declarado representante del Gobierno de Ortega, que lleva más de 10 años como alumno de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).

El Bloque Unido señaló a los dirigentes de UNEN de ejecutar “procesos fraudulentos” para mantenerse “con el control de esa alma mater (UNA) al servicio de la voluntad del régimen dictatorial, en detrimento de la calidad de la educación”.

La UNA fue protagonista del levantamiento contra Ortega en 2018. Decenas de alumnos de esta universidad perdieron uno de sus ojos al recibir disparos de la Policía de Nicaragua.

Uno de los momentos de mayor tensión ocurrió la noche del 20 de mayo de 2018, cuando la Policía Nacional rompió el compromiso del Gobierno de no agredir a civiles, y realizó un ataque armado contra los estudiantes dentro de la UNA.

Esa noche el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, denunció el ataque ante el jefe de la Policía, Francisco Díaz, quien negó lo que estaba ocurriendo, sin saber que el representante del organismo lo llamaba desde el interior de la UNA.

Según la CIDH, cuya delegación fue expulsada de Nicaragua en 2018, al menos 328 personas han muerto en el marco de la crisis, aunque organizaciones locales elevan el número hasta 651, y el Gobierno admite 200.

La CIDH ha responsabilizado por crímenes “de lesa humanidad” al Gobierno de Ortega, alega defenderse de un “golpe de Estado fallido” contra su administración de casi 13 años continuos.

En días recientes estudiantes de varias universidades privadas, incluyendo una relacionada con las Fuerzas Armadas, reiniciaron sus protestas antigubernamentales, en medio de la fuerte vigilancia policial para evitar expresiones contra Ortega. EFE

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: