martes, septiembre 21, 2021
Inicio > Noticias > Internacional > Conflicto étnico alimenta producción de metanfetamina en cristal en Birmania

Conflicto étnico alimenta producción de metanfetamina en cristal en Birmania

Rangún (Birmania), 8 ene (EFE).- El este de Birmania (Myanmar) se ha convertido en uno de los mayores focos del mundo de producción de metanfetamina en cristal, cuyo tráfico se ve alimentado por el conflicto étnico que afecta a la región desde hace siete décadas, informó hoy International Crisis Group (ICG).

Según un nuevo estudio de la organización, la droga se produce a gran escala en el estado birmano de Shan tanto en zonas bajo control de guerrillas de minorías étnicas como en zonas controladas por el Ejército birmano, directamente o a través de grupos armados aliados.

La región, que desde hace décadas es uno de las principales zonas de producción de heroína y anfetamina, aprovecha su proximidad a los proveedores de materias primeras, principalmente en China, para producir el cristal, variante de gran pureza de la metanfetamina, de la que cada año exporta centenares de kilos.

“El tráfico de cristal, junto al de las tabletas de anfetamina y la heroína, ha crecido tanto y es tan rentable que empequeñece la economía formal del estado de Shan, está en el corazón de su economía, alimenta la criminalidad y la corrupción y socava los esfuerzos para terminar los largos conflictos étnicos”, indica el informe.

Los grupos armados proporcionan la seguridad y la impunidad a los productores, según ICG, que alerta de que el tráfico es tanto un síntoma de la larga guerra civil que padece esta zona del país como un obstáculo para resolverla.

“El tráfico crea una política económica adversa a la paz y la seguridad. Genera beneficios para grupos armados de todo tipo. Grupos que controlan áreas de producción y rutas de tráfico no tienen incentivos para desmovilizarse”, señala el documento.

ICG sostiene además que el negocio de la droga también reduce los incentivos del Ejército birmano para poner fin al conflicto armado del que se aprovechan milicias aliadas o bajo su control para realizar sus actividades ilícitas.

En 2017 las autoridades se incautaron de 25.000 kilos de cristal en la subregión del Mekong -que incluye a Birmania, Camboya, Laos, Tailandia, Vietnam y el suroeste de China- más del doble que cinco años antes, según datos de Naciones Unidas.

ICG prevé que las cifras de 2018 hayan superado las del año anterior y calcula el valor total del negocio de la droga en la región en unos 40.000 millones de dólares al año.

Birmania arrastra desde su independencia en 1948 conflictos armados con guerrillas de diversas minorías del país, cuya demanda principal es la de una mayor autonomía.

El país asiático tiene una población de unos 53 millones de personas, de los que al menos el 30 por ciento pertenece a alguna de las minorías étnicas como los chin, kachín, karen, kokang, kayah, mon, rakáin, shan o wa. EFE

A %d blogueros les gusta esto: