Congreso declara “Noble Amigo de El Salvador” a exnuncio León Kalenga

San Salvador, 14 jun (EFE).- Monseñor León Kalenga Bakikebele recibió hoy de parte de la Asamblea Legislativa la distinción de “Noble Amigo de El Salvador”, donde desempeñó su labor de nuncio apostólico desde 2013 a 2018, “en reconocimiento a su esfuerzo y dedicación a la cultura de paz y convivencia”.

Kalenga, quien fue el representante del Vaticano en el país centroamericano durante cinco años, “consolidó los lazos diplomáticos de paz y amistad” entre El Salvador y la Santa Sede, manifestó el presidente del Congreso, Norman Quijano.

Según el dictamen avalado por los diputados para la concesión del reconocimiento, Kalenga Badikebele desarrolló su misión “de manera eficiente y exitosa estrechando en forma orientadora, y apoyó importantes esfuerzos para la cultura de paz y convivencia, que han favorecido la defensa de los sectores más vulnerables de la sociedad”.

Monseñor Kalenga, quien nació en 1956 en la República Democrática del Congo, en la ciudad de Kamina, ingresó en el año 1988 en la Academia Pontificia Eclesiástica de Roma, donde preparó su carrera diplomática y se graduó en Derecho Canónico.

Posteriormente, fue enviado como funcionario a las nunciaturas apostólicas de Haití, Guatemala, Zambia, Brasil, Egipto, Zimbabue y Japón, para recalar luego en El Salvador, país en el que se desempeñaba cuando fue nombrado como representante de la Santa Sede en Argentina y así continuar su labor.

Tras recibir el homenaje, Kalenga manifestó su “alegría” al dejar una nación con un cardenal (Gregorio Rosa Chávez) y un santo (Óscar Arnulfo Romero), quien será canonizado en Roma el próximo 14 de octubre, y que a su llegada a El Salvador no lo eran.

“Por la gracia de Dios, hace 5 años recibí la misión de venir a esta nación que lleva el nombre del Santísimo Jesús y en estos momentos, me siento honrado con esta distinción, que recibo con agrado en nombre de la Iglesia”, subrayó el religioso.

El presidente de la Asamblea Legislativa, Norman Quijano, expresó que “estos cinco años han sido suficientes para reconocer la labor humanitaria” de monseñor Kalenga en el país.

“Como reconocimiento le entregamos este día la distinción honorífica, ahora que comenzará un nuevo reto en Argentina. Usted siempre tendrá las puertas abiertas porque ésta será su casa, con su simpatía y buen humor le han permitido hacer su trabajo y ganarse el cariño de la gente”, subrayó Quijano. EFE