Conmemoran la muerte del cacique Lempira, primer defensor de Honduras

Agencia EFE

Tegucigalpa, 20 jul (EFE).- Los habitantes de la ciudad de Gracias, en el occidente de Honduras, conmemoraron hoy el día dedicado a Lempira, cacique que murió peleando contra los conquistadores españoles y cuyo nombre lleva la moneda del país centroamericano.

Niños y jóvenes de la Escuela Juan Lindo escenificaron la muerte de Lempira en una calle empedrada frente a la Plaza Central de Gracias, cabecera del departamento de Lempira.

Representando a los indígenas con taparrabos, provistos con arcos y flechas, y su cuerpo pintado en vivos colores, los niños fueron los grandes protagonistas de una obra que lleva muchos años en escena para conmemorar, en julio, el “Mes de la Hondureñidad”.

El alcalde de Gracias, Javier Enamorado, encabezó el desfile, al que asistió la primera dama, Ana García, en representación del presidente hondureño y su esposo, Juan Orlando Hernández, según un comunicado de la Casa Presidencial.

“En nombre de Juan Orlando les deseo muchas felicidades”, dijo la primera dama durante la celebración, que incluyó un colorido desfile con la participación de estudiantes de todos los centros educativos y otros sectores sociales por algunas de las principales calles de Gracias.

El presidente hondureño saludó a los más de 60.000 habitantes de su ciudad natal, especialmente a los niños que “desfilaron con orgullo por las calles de Gracias, rindiendo tributo al gran Cacique Lempira”.

“¡Felicito a los padres de familia, maestros por seguir inculcando el respeto a este gran héroe!”, indicó Hernández en un mensaje en Twitter.

La mayoría de los habitantes de Gracias se dedican a la agricultura y en menor escala a la ganadería, artesanías y el turismo, entre otras actividades.

El departamento de Lempira crece “aceleradamente” como destino turístico gracias a “su cultura y belleza natural” y donde los propios y extraños pueden visitar sitios de aguas termales, el Parque Nacional de Celaque, el Fuerte San Cristóbal y Casa Galeano, entre otros, según la Casa Presidencial.

Durante muchos años, en las escuelas y colegios de Honduras se enseñó que Lempira fue muerto a traición, que le disparó un arcabucero que iba atrás en el caballo, al frente de un emisario del conquistador Alonso de Cáceres, quien le llevaba un falso mensaje de paz.

Esa escena se sigue dramatizando en las obras de la Escuela Juan Lindo, aunque según apuntes históricos hallados en el Archivo de Indias, en Sevilla, sur de España, Lempira no murió por el disparo de un arcabuz, sino peleando cuerpo a cuerpo con uno de los conquistadores que le terminó cortando la cabeza.

El hallazgo lo hizo el historiador hondureño Mario Felipe Martínez Castillo, quien falleció a finales de julio de 2012. EFE