Constructores “entusiasmados” ante inversión en obra pública de López Obrador

Martí Quintana

México, 26 nov (EFE).- Los constructores mexicanos están “entusiasmados” ante los proyectos de obra pública del futuro presidente, Andrés Manuel López Obrador, que planea aumentar la inversión en infraestructura como el ambicioso proyecto del Tren Maya.

“Creemos que el Gobierno entrante tiene muy clara la estrategia de invertir en infraestructura porque va a generar crecimiento, desarrollo y productividad”, dijo hoy en entrevista con Efe el presidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Eduardo Ramírez.

De acuerdo con datos del organismo, formado por 12.000 afiliados y creado hace 65 años, la construcción aporta cerca del 9 % del producto interno bruto (PIB), generando seis millones de empleos directos y unos 2,8 millones de empleos indirectos.

No obstante, señaló que un “obstáculo importante” que ha padecido el gremio en los últimos años es el decrecimiento de la inversión pública en infraestructura, al pasar de un 5 % en relación PIB en 2008 a un 2,3 % este 2018, hasta un monto de aproximadamente 628.000 millones de pesos (unos 31.000 millones de dólares).

Para Ramírez, la caída de la inversión pública -atribuible a varios programas de austeridad para sanear las cuentas públicas- supone un error, porque el sector activa la cadena productiva y genera empleo.

Por ello, la industria de la construcción cayó un 1,5 % en 2017, si bien este año se revertirá la tendencia y crecerá de manera similar apuntalada por la inversión privada, que representa cerca del 75 % del total, destacó.

Este panorama podría cambiar sustancialmente con el arribo de López Obrador al poder este 1 de diciembre, que ha prometido un aumento de hasta el 4 % en relación al PIB en obra pública, mencionó el titular de la CMIC.

“Estamos entusiasmados con estas noticias porque hay proyectos interesantes para varios lugares de nuestro país”, subrayó.

Valoró positivamente proyectos como el del Tren Maya que involucra cinco estados del sur-sureste de México, los más rezagados del país, la construcción de una refinería o la conexión por tren de dos puertos, uno en el Pacífico y otro en el Atlántico.

“Los constructores de todos los niveles, nuestros afiliados, están muy interesados en participar”, apuntó Ramírez, quien apoyó la lucha contra la corrupción y mejorar la seguridad anunciada por López Obrador, líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

No obstante, se mostró crítico con decisiones, tras una polémica consulta ciudadana, como la cancelación del aeropuerto de Texcoco, una obra de 13.300 millones de dólares con alrededor del 35 % de avance.

“El problema es que se convirtió un asunto técnico en algo político. Quisiéramos nosotros, los industriales, que esto no se repitiera”, agregó.

En este sentido, apoyó otros posibles plebiscitos al ser “una visión interesante” pero pidió que cumplieran “con la legalidad” y llegara a todos los rincones del país.

Con todo, defendió la labor del futuro presidente de México, remarcando que gobernar “no es fácil”, pero que tendrá que tomar decisiones “fuertes” y “adecuadas” que detonen el crecimiento del país.

“Los empresarios estamos atentos porque queremos participar en el desarrollo de cualquier tipo de obra, siempre en el marco de la ley y cumpliendo con el Estado de Derecho”, indicó el titular de la CMIC.

La cámara ha establecido contactos ya con distintos organismos del próximo gobierno federal, como la secretaría de Comunicaciones y Transportes, que estará a cargo de Javier Jiménez Espriú.

Además, buscarán impulsar la creación de un Instituto de Planeación de Infraestructura a Largo Plazo que tenga autonomía y duración en el tiempo y permita planificar obras de infraestructuras necesarias para el país para los próximas décadas.

“Sin ocurrencias” y “dentro del marco legal”, concluyó. EFE