Contabilizó IMSS 912 embarazos de adolescentes durante 2018

Tener un embarazo en la adolescencia es clasificado como de alto riesgo por las complicaciones potenciales que presentan para la salud de la madre y el bebé, señaló el  Doctor José Luis Ahuja Navarro, Jefe de Prestaciones Médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la Delegación Durango, quien además dio a conocer que la cifra de este tipo de embarazos durante 2018 fue de 912.

Las madres adolescentes se enfrentan a diversos problemas derivados de su embarazo, tanto en su salud como en la de su bebé, tomando en cuenta que se trata de jovencitas, cuyas edades oscilan de entre los 10 a 19 años, aunado a los cambios emocionales y estrés al que se someten por tener que cambiar su vida de jóvenes estudiantes por adoptar el rol de madre, comentó el galeno.

Agregó que en el caso específico  de los jóvenes que son estudiantes, en caso de quedar embarazados, lo mismo hombres y mujeres limitarán su desarrollo personal y académico, lo que puede derivar en depresión, aislamiento y otro tipo de problemas que requerirán de atención física y psicológica para preservar su salud.

Actualmente el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), apuesta por la educación sexual, concientización y la prevención, por lo que se encuentra también en la mira evitar los embarazos en adolescentes a través de las estrategias que realiza, tales como la promoción de prevención de embarazo en escuelas de nivel medio superior y superior, la capacitación  al personal médico, trabajo social  y de enfermería, sobre metodología anticonceptiva y consejería.  

Otras líneas de acción del Seguro Social en la Delegación Durango son la dotación de métodos anticonceptivos en escuelas y la apertura un módulo de atención y orientación a los adolescentes en la UMF 43 (En Gómez Palacio), para ofrecer consejería, ofertar y entregar métodos de planificación familiar.

Es por eso que el Jefe de Prestaciones Médicas del Seguro Social, fue enfático en señalar que con el embarazo precoz en los jóvenes corren un alto riesgo de desarrollar enfermedades como hipertensión, diabetes, padecimientos metabólicos, desnutrición, anemia y a ellas las pone en peligro de padecer muerte materna, ya que su organismo no se encuentra completamente  desarrollado para el proceso del embarazo y del parto.

Así mismo explicó que normalmente los productos de un embarazo adolescente tienden a nacer de manera prematura, es decir antes de que el embarazo llegue a su término, provocando así diversas complicaciones de salud para el bebé, como la falta de madurez o falta de desarrollo de algunos órganos.

Es por eso que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se enfoca en dar información y orientación a los adolescentes en este tipo de temas, ya que con educación y prevención se puede disminuir la incidencia de jóvenes con embarazos adolescentes y de esta manera fomentar en ellos la responsabilidad sexual.