Inicio > Noticias > Internacional > Contendientes respetan tenso alto el fuego en Libia marcado por violaciones

Contendientes respetan tenso alto el fuego en Libia marcado por violaciones

Moahamad Abdel Kader

Trípoli, 12 ene (EFE).- El alto el fugo propuesto por Turquía y Rusia entró en vigor este domingo en Libia pese a algunas violaciones por parte de los dos contendientes, que entablaron pequeños combates en áreas próximas a la capital y a la ciudad estado de Misrata, a unos 200 kilómetros al este de la capital

Fuentes del Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por la ONU en Trípoli (GNA) informaron a Efe de varios ataques de las tropas bajo el mando del mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte del país, en el eje de Salahedin, una zona de alto valor estratégico en el sur de la capital.

El área, en el extrarradio rural, linda con el antiguo aeropuerto internacional de Trípoli, en desuso desde 2014 pero clave tanto para la defensa de la ciudad como para su conquista, que Hafter pretende desde que el pasado 4 de abril pusiera cerco a la capital.

Desde entonces, han muerto en bombardeos y combates más de 1.500 personas -en torno a 300 civiles-, unas 15.000 han resultado heridas y alrededor de 100.000 se han visto obligadas a abandonar sus hogares y convertirse en desplazados internos.

ALTO EL FUEGO DESDE LA MEDIONOCHE

En este contexto, el coronel Ahmed el Mismari, portavoz de las fuerzas leales a Hafter (LNA) anunció anoche que el mariscal aceptaba la propuesta transmitida por Moscú y Ankara de cesar las hostilidades pero se reservaba el derecho a “responder a cualquier tipo de agresión”.

Fuentes de Seguridad próximas al LNA indicaron a Efe, por su parte, que la intención de Hafter es mantener las posiciones alcanzadas en los últimos días, que le han permitido romper el muro defensivo en la estratégica ciudad de Sirte y colocar unidades en la aldea de Abu Griin, situada a unos cien kilómetros al este de Misrata, urbe aliada del GNA.

La citada localidad, abandonada desde la guerra contra el ISIS en 2015, supone el avance más significativo de Hafter en los casi diez meses de combates y a priori le coloca en una posición de ventaja estratégica frente a sus rivales de cara a una negociación política

El gobierno sostenido por la ONU respondió anoche que aceptaba igualmente el alto el fuego, con la misma potestad de responder si se sentía agredido.

Pero difería en las condiciones, al exigir que las tropas de Hafter regresen a sus posiciones iniciales antes de emprender cualquier tipo de negociación.

“El alto el fuego debe venir seguido de la retirada del agresor a las posiciones iniciales, ya que solo así podrá ser respetado. Frente a cualquier violación, la respuesta va a ser dura y violenta” subrayó el GNA en un comunicado difundido este domingo.

NEGOCIACIONES ENTRE RUSIA Y TURQUÍA

Las negociaciones para el alto el fuego han sido lideradas por los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y Turquía, Recep Tayyip Erdogan, los dos países que más abiertamente intervienen en un conflicto armado que se ha convertido en una guerra multinacional.

Turquía, que apoya política, militar y económicamente al GNA, es, además, el único que ha oficializado su posición al anunciar hace una semana que había comenzado a enviar tropas al país norteafricano “con el propósito de vigilar el alto el fuego y evitar una catástrofe humanitaria”.

Ankara, que está interesada en mantener su preeminencia en Misrata, principal puerto comercial del país, también contribuye a la guerra con el envío de aviones no pilotados tipo Bayratkar T2″, que componen el nucleo de la pequeña aviación del GNA.

El gobierno sostenido por la ONU conserva, ademas, el apoyo político y económico de la Unión Europea y la ONU, y el militar de Catar e Italia.

Hafter, que tutela el Parlamento electo y el gobierno no reconocido en Toubruk, cuenta, por su parte, con el respaldo económico y militar de Arabia Saudí, Egipto y Emiratos Árabes Unidos, nación esta última que le provee de aviones artillados IOMAX de fabricación propia y drones “Wing Loong II” de fabricación china dotados de misiles láser.

Asimismo, recibe el apoyo político de Estados Unidos, Francia y Rusia, país desde el que en los últimos días han llegado decenas de mercenarios privados.

CONFERENCIA EN BERLIN

En este sentido, analistas internacionales coinciden en señalar que el confLicto en Libia parece seguir el patrón del que ensangrienta Siria, donde Rusia y Turquía se han repartido las áreas de influencia apoyando a grupos a priori enfrentados.

La eventual solidez del alto el fuego es también la condición puesta por los mediadores internacionales para celebrar en las próximas semanas en Berlín una nueva cumbre internacional destinada a tratar de recuperar el fallido plan de paz propuesto por la ONU.

La convocatoria fue anuncia esta misma semana por la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente Putin, tras varios días de intensos y frenéticos contactos con las partes implicadas, y viajes cruzados a Roma, Argel y El Cairo.

La mayoría de los países árabes se oponen al despliegue de Turquía, que se ha topado con el rechazo de Argelia y Túnez a utilizar su territorio. EFE

%d bloggers like this: