Corbyn dice que Londres debe intervenir para reformar ley de aborto en Ulster

Agencia EFE

Londres, 5 jun (EFE).- El líder de la oposición en el Reino Unido, el laborista Jeremy Corbyn, afirmó hoy que el Parlamento británico debe intervenir para liberalizar la ley del aborto en Irlanda del Norte, ante la ausencia de un gobierno autónomo en la región desde hace 18 meses.

Corbyn efectuó esas declaraciones durante un debate en la Cámara de los Comunes, donde algunos miembros del Ejecutivo de la primera ministra, la conservadora Theresa May, también se han mostrado a favor de suavizar la legislación norirlandesa, una de las más restrictivas de Europa.

Aunque la sesión parlamentaria no está convocada para votar sobre esta cuestión, sirve para aumentar la presión sobre May, quien gobierna en minoría gracias a los diez diputados del ultraconservador Partido Democrático Unionista (DUP), el principal representante de la comunidad protestante norirlandesa.

Su líder, Arlene Foster, ha reiterado que este asunto es competencia de la Asamblea autónoma de Belfast y que no desea modificar la ley, a pesar de que el “sí” a la reforma del aborto en el referéndum celebrado el 25 de mayo en la vecina República de Irlanda ha avivado el debate en la provincia.

“Le diría de manera educada a Foster que fue elegida a la Asamblea de Irlanda del Norte y, en consecuencia, debería hacer su parte para asegurar que la Asamblea funciona y para que se restablezca una administración autónoma”, señaló hoy Corbyn.

Mientras tanto, advirtió el dirigente laborista, el Parlamento británico tiene “claramente la responsabilidad” de cumplir con los “estándares de derechos humanos”, lo que, en su opinión, obligaría a Londres a intervenir.

“El Partido Laborista siempre ha sido partidario de que el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo se extienda, sin temor alguno, a todo el Reino Unido”, agregó Corbyn.

A diferencia del resto del Reino Unido, donde es legal, el aborto está regido en Irlanda del Norte por dos leyes -de 1861 y 1945-, que establecen que la terminación del embarazo es delito, excepto cuando corre peligro la vida de la madre o hay riesgo de que la mujer sufra problemas físicos o mentales si continúa con la gestación.

El DUP, no obstante, se opone a la liberalización del aborto y, según los medios, condiciona su apoyo al Gobierno de Londres al mantenimiento de la legislación vigente.

May también ha indicado que el aborto debe de ser tratado por los políticos norirlandeses, pero incluso en su partido le piden que tome cartas en el asunto ante la parálisis política que afecta a Irlanda del Norte desde enero de 2017 y el impulso del referéndum irlandés.

La amplia victoria del “sí” en aquella consulta permitirá ahora al gobierno de Dublín, dirigido por el partido democristiano Fine Gael, cambiar la ley y permitir la interrupción del embarazo en todas las circunstancias durante las primeras doce semanas y, en casos excepcionales, hasta las veinticuatro. EFE