Corea del Sur celebra las duras sanciones de la ONU a Corea del Norte

corea-del-sur-celebra-las-duras-sanciones-de-la-onu-a-corea-del-norteSeúl, 1 dic (EFE).- Corea del Sur celebró hoy las nuevas y duras sanciones dictadas por el Consejo de Seguridad de la ONU a Corea del Norte para agravar el aislamiento económico del régimen de Kim Jong-un en respuesta a su último ensayo nuclear.


Seúl expresó su satisfacción por “las sanciones no militares más duras y más completas de la historia de la ONU contra Corea del Norte”, tal y como las calificó en un comunicado el Ministerio de Exteriores, un día después de que el Consejo de Seguridad anunciara la resolución 2321.

Ésta refuerza una serie de sanciones que el Consejo de Seguridad ha venido aplicando en los últimos años y especialmente el duro paquete impuesto tras el anterior ensayo nuclear de enero, materializado en la anterior resolución 2270.

El nuevo decreto impone desde el próximo enero un límite de 400 millones de dólares o 7,5 millones de toneladas anuales a las exportaciones de carbón de Corea del Norte, además de la prohibición de las ventas al exterior de otros materiales como cobre o plata y otras restricciones comerciales.

Corea del Sur “colaborará estrechamente con otros Estados Miembros de las Naciones Unidas”, según el comunicado, a la hora de aplicar tanto la nueva resolución 2321 como la 2270 decretada en marzo y que también contempla fuertes restricciones comerciales.

Además, el Gobierno surcoreano adelantó que para complementar la resolución “adoptará rápidamente sanciones unilaterales junto con países afines como EE.UU., Japón y la Unión Europea,” para “ejercer presión diplomática sobre Corea del Norte”.

Por último, Seúl exigió a Pyongyang renunciar a las armas nucleares y le advirtió que de lo contrario “no sólo sufrirá dificultades económicas y aislamiento diplomático, sino que también verá suspendidos sus derechos y privilegios como miembro de la ONU”.

Al margen del impacto económico que puedan generar desde enero las nuevas sanciones, se considera poco probable que el régimen de Kim Jong-un renuncie a las armas nucleares, ya que las considera el principal pilar de su defensa.

En este sentido, la misión norcoreana en la ONU protestó duramente tras anunciarse la resolución 2321, que consideró “discriminatoria, de doble moral e injusta” ya que “ignora el problema de raíz de la península coreana”, según expresó un representante de la ONU en las Naciones Unidas.

“Todas nuestras acciones son de defensa propia y con el objetivo de garantizar nuestra supervivencia”, sentenció, tras considerar su programa de armas nucleares el único medio para contrarrestar la “política hostil” de EE.UU.

En la prueba nuclear de septiembre, la quinta y más potente después de las de 2006, 2009, 2013 y enero de este año, Corea del Norte aseguró haber detonado por primera vez una cabeza atómica acoplable a los misiles de su nutrido arsenal. EFE