Costa Rica analiza informe sobre supuesto lavado en venezolana Alunasa

Agencia EFE

(Corrige origen de informe en primer párrafo)

San José, 15 jun (EFE).- La Fiscalía Adjunta de Legitimación de Capitales de Costa Rica confirmó hoy que ha recibido un informe del Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD), acerca de un supuesto lavado de dinero en la empresa venezolana Alunasa, cuyos detalles son confidenciales.

El Ministerio Público explicó a Efe que el pasado 7 de junio la Unidad de Inteligencia Financiera del ICD trasladó el informe a la Fiscalía Adjunta de Legitimación de Capitales, pero indicó que el detalle del caso es confidencial por ley.

“No se ha abierto ninguna investigación sobre la empresa en cuestión y tampoco se ha ordenado ningún congelamiento de bienes; además, se ignora si otra autoridad judicial o administrativa lo hizo y bajo qué fundamentos”, indicó el Ministerio Público.

En mayo pasado el Departamento del Tesoro de Estados Unidos publicó un informe que señala que en 2016 el dirigente chavista Diosdado Cabello lavó dinero a través de empresa Aluminios Nacionales S.A. (Alunasa), con sede en la provincia costarricense de Puntarenas (Pacífico).

El informe fue enviado al Gobierno costarricense para su estudio.

Esta empresa se ubica en la localidad rural de Esparza, provincia de Puntarenas, y según explica en su página web, produce 12.000 toneladas anuales de aluminio y exporta el 97 por ciento de ello a Norteamérica, el Caribe, Centroamérica, Europa y Suramérica.

La compañía fue fundada en 1976, en el 2000 fue comprada por la Corporación Venezolana de Guayana y en el 2015 pasó a formar parte de la Corporación Nacional del Aluminio de Venezuela.

En 2012 el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, declaró a Alunasa como una empresa de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), según indica la empresa en su página.

En este 2018, la empresa tuvo paralizadas sus operaciones durante varios meses aduciendo déficit de materias primas y tuvo que alcanzar acuerdos laborales con los trabajadores. EFE