Costa Rica dice que Nicaragua busca una “mutilación” de su territorio

La Haya, 3 jul (EFE).- Costa Rica acusa a Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de intentar causarle una “mutilación de su territorio” en la costa del Pacífico, en el inicio hoy en La Haya de un juicio en el que ambos países pretenden resolver sus conflictos fronterizos territoriales y marítimos.

De los dos casos, el de la delimitación marítima es el más relevante porque, según Costa Rica, el país vecino ha ofrecido a empresas internacionales zonas que no le corresponderían para explotaciones petroleras.

Con el objetivo de evitarlo, Costa Rica ha reclamado a la CIJ que establezca las coordenadas de la frontera marítima entre ambos países, tanto en el Caribe como en el Pacífico, aunque las partes difieren en las pautas a seguir.

El embajador de Costa Rica en Holanda, Sergio Ugalde, explicó a los jueces que de seguirse el criterio que exige Managua en el Pacífico, que pasa por trazar una línea recta que siga la frontera terrestre para delimitar la marítima, la costarricense península de Santa Elena debería cambiar de manos y pertenecer a Nicaragua.

En el caso del Caribe, ese criterio significaría en la práctica que tanto Nicaragua, al norte, como Panamá, al sur, tendrían los derechos de la mayor parte del mar a expensas de Costa Rica, que apenas tendría acceso.

Ugalde denunció que parte de la posición de Managua se basa en una interpretación interesada de una sentencia de la CIJ de 2012, cuando juzgó otro caso limítrofe entre Colombia y Nicaragua, lo que le ha servido a este segundo país para pretender aguas que San José considera suyas.

El diplomático aseguró que el Estado vecino se apoya “en principios irrealistas y distorsionados” y reclamó que se sigan criterios de “equidistancia no ajustada”, idea que los abogados de Costa Rica argumentaron con precedentes de tribunales de arbitraje que han tratado casos similares.

Añadió que su país ha intentado en varias ocasiones llegar a un acuerdo diplomático con Nicaragua, pero al no ser posible se han visto obligados a recurrir al alto tribunal de la ONU.

Por otro lado, los jueces deberán resolver un segundo caso, el de la frontera terrestre en la parte norte de Isla Portillos.

Costa Rica considera que el tribunal sólo debe refrendar lo que ya decidió en diciembre de 2015, cuando los magistrados le dieron la razón y establecieron que Nicaragua había violado su soberanía al dragar tres caños y establecer presencia militar en ese mismo lugar.

No obstante, Nicaragua reclama como propio un banco de arena que separa la Laguna Los Portillos, territorio también conocido como Harbor Head Lagoon, y se basa en que esa sentencia no estableció las coordenadas exactas de la frontera.

El abogado de Costa Rica Marcelo Kohen explicó que esa zona forma parte del “territorio en disputa” de la decisión de 2015, en la cual los jueces dictaminaron que Nicaragua había violado la soberanía costarricense.

“Nicaragua está aquí para reclamar el mismo territorio que ustedes ya dijeron que era de Costa Rica”, concluyó el letrado.

Ugalde, por su parte, calificó el caso de la delimitación territorial de “simple”, pero al mismo tiempo relevante porque “Nicaragua estableció en 2016 un campamento militar, en contra de la decisión tomada en 2015”.

Agregó que su país espera “restablecer la confianza” con su vecino cuando el juicio acabe, pero que eso sólo será posible “si la ley y la decisión de los jueces es respetada”.

Las vistas continuarán mañana con los abogados de Costa Rica y seguirán el jueves con la intervención de la delegación de Nicaragua, que tendrá dos días para responder.

La semana próxima ambas partes tendrán la oportunidad de una segunda ronda de argumentos orales y después los jueces se retirarán a deliberar por un periodo indeterminado, pero que se espera que sea de varios meses. EFE