Costa Rica reitera rechazo al uso de fuerza armada en crisis de Venezuela

San José, 11 sep. (EFE).- El Gobierno de Costa Rica reiteró este miércoles que no apoyará el uso de la fuerza armada en la crisis de Venezuela y que por ello se abstuvo de votar en la Organización de Estados Americanos (OEA) acerca de la invocación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR).

El canciller costarricense, Manuel Ventura, declaró que Costa Rica, país que abolió su Ejército en 1948, “analizó de manera muy seria” el tema de la invocación del TIAR y que impulsó una resolución que dejara por fuera la posibilidad del uso de la fuerza armada, pero no tuvo el apoyo suficiente.

“Costa Rica, consecuente con sus valores y principios, propios de un país sin ejército, de larga tradición pacifista y de respeto al Derecho Internacional, dejó manifiesto su compromiso para que en Venezuela se restablezcan el Estado de Derecho, la democracia y el respeto a los derechos humanos, actuando bajo el amparo del Derecho Internacional, pero sin el uso de la fuerza armada”, afirmó Ventura en un declaración a los medios.

El canciller agradeció el respaldo recibido de países como Panamá, Perú y Chile a la propuesta costarricense en la OEA.

“Considerando el compromiso del país con una transición pacífica hacia la democracia en Venezuela, Costa Rica se abstuvo de votar la resolución” de la OEA que invoca el TIAR, comentó el ministro.

A petición de la delegación venezolana designada por el líder del Parlamento, Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado por casi 60 naciones, este miércoles en el seno de la OEA doce países dieron un primer paso en la activación del TIAR.

Los países que votaron a favor fueron Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, EE.UU., Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay, República Dominicana y Venezuela, esta última representada por los delegados del líder opositor venezolano Juan Guaidó.

El canciller de Costa Rica reiteró el apoyo de su país a Juan Guaidó, a quien reconoce como presidente encargado de Venezuela, así como a “las gestiones de la Asamblea Nacional en la búsqueda del retorno de la democracia en Venezuela”.

Ventura subrayó la “importancia de que las decisiones que se tomen procuren una verdadera solución a la crisis y que, sobre todo, no vayan en detrimento del pueblo venezolano ni de los intereses y principios nacionales”.

Costa Rica forma parte del Grupo de Lima y del Grupo Internacional de Contacto, que buscan una salida democrática a la crisis por medio de elecciones libres, transparentes y fiscalizadas.

El Gobierno costarricense no reconoce a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela desde que asumió un segundo mandato el pasado 10 de enero, por considerar que se rompió el orden constitucional al no haber elecciones libres y transparentes.

El 23 de enero Costa Rica reconoció al Juan Guaidó como presidente encargado de ese país. EFE