Costarricenses cierran frontera con Panamá en rechazo a la reforma fiscal

En Segundos Panamá

Paso Canoas (Panamá), 5 oct (EFE).- Manifestantes costarricenses bloquearon hoy por tercer día un neurálgico paso fronterizo con Panamá, en el marco de la huelga sindical de casi un mes contra una reforma fiscal impulsada por el Gobierno de Costa Rica cuya aprobación ya dio un importante paso en el Congreso.

Más de un centenar de costarricenses se apostó nuevamente este viernes en Paso Canoas, la línea limítrofe entre Panamá y Costa Rica, bloqueando el paso de carga y personas hacia ambos lados, como constató Efe.

Los grupos, que han bloqueado el paso fronterizo desde el pasado miércoles y planean volver a hacerlo este sábado, rechazan la reforma fiscal que promueve el Gobierno del presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, con el objetivo de paliar el creciente déficit fiscal del país, que cerró en 6,2 por ciento en el 2017 y se proyecta en al menos 7,1 por ciento este año.

El administrador de Aduanas panameña en Paso Canoas, Francisco Rodríguez, declaró este viernes a periodistas que el cierre está afectado de manera importante el paso del transporte de carga, tanto el que entra a Panamá como el que sale de este país rumbo a Costa Rica y el resto de Centroamérica.

La situación ha obligado a que las autoridades aduaneras de los dos países coordinen acciones para agilizar el paso del transporte de carga cuando de forma intermitente los manifestantes se retiran, explicó el funcionario panameño.

Con los turistas se ha buscado una “ruta alterna debidamente custodiada para llevarlos a un recinto aduanero” a fin de que formalicen a entrada o salida de Panamá “y no sea tan traumática para ellos esta situación”, añadió.

“Todo cierre de frontera representa perdidas millonarias”, dijo el funcionario al ser preguntado por el impacto económico de los bloqueos.

La huelga sindical en Costa Rica cumplió este viernes 26 días, a lo largo de los cuales ha estado acompañada de diversas manifestaciones en todo ese país, la gran mayoría pacíficas.

El Congreso costarricense aprobó este viernes en la primera de dos votaciones la polémica reforma tributaria, que los sindicaros rechazan con el argumento de que afectará más a las clases bajas y medias, mientas trata con suavidad a los ricos y las empresas.

El Gobierno niega esos extremos y asegura que un 80 por ciento de lo recaudado por la reforma tributaria lo pagará el 20 por ciento de hogares con mayores ingresos y las empresas, lo que provocará una reducción de la desigualdad. EFE