Inicio > Noticias > Internacional > COVID-19 empeora la situación humanitaria en último bastión opositor en Siria

COVID-19 empeora la situación humanitaria en último bastión opositor en Siria

El Cairo, 10 sep (EFE).- La situación humanitaria en el noroeste de Siria, último reducto de la oposición armada, ha empeorado debido a la pandemia de coronavirus y la crisis económica en el país, alertó hoy la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

En su último informe, la OCHA destacó que 4,1 millones de personas se concentran en la región de Idlib, norte de Alepo y alrededores, y más de la mitad (2,8 millones) dependen de la asistencia humanitaria para satisfacer sus necesidades básicas, como agua, comida y alojamiento.

Además, del total de esa población, casi 3 millones son desplazados procedentes de otras partes del país, en general de zonas que estaban en manos de las facciones opositoras al presidente sirio, Bachar al Asad, y que fueron recuperadas en años pasados por el Ejército sirio.

Unas 220.000 personas han regresado a sus hogares o al lugar donde se encontraban anteriormente, sobre todo en las áreas próximas a las carreteras M4 y M5, escenario de combates desde julio, pero la OCHA señaló que los desplazados que vuelven están en riesgo debido al hacinamiento en algunos refugios.

“En el contexto de la COVID-19, estas condiciones aumentan el riesgo de transmisión entre esta población, muy vulnerable”, alerta el documento, según el cual desde el 9 de julio se han registrado 138 contagios en el noroeste de Siria y dos muertes asociadas al coronavirus.

Además, la crisis económica en Siria agravada por la pérdida de valor de la moneda local ha hecho que la población del noroeste del país no pueda permitirse la mayor parte de los bienes básicos, con el 71 % de las familias que no alcanzan a cubrir sus necesidades, según un estudio citado por la OCHA.

“La devaluación de la libra siria intensifica la situación económica precaria y se ve afectada por el impacto de la COVID-19”, agrega el informe.

Las áreas del noroeste de Siria, en concreto la región de Idlib y territorios de las provincias limítrofes, son las últimas zonas controladas por grupos rebeldes e islamistas que se oponen al Gobierno de Damasco.

En algunas de estas áreas también están presentes fuerzas turcas.

El conflicto armado continúa en esta región, pero con baja intensidad, después de que Turquía -valedora de la oposición- y Rusia -principal aliada del Gobierno- pactaran un alto el fuego a principios del pasado marzo. EFE

%d bloggers like this: