Crece expectativa por Viacrucis de San Agustín

  • Feligreses viven con intensidad el significado de la llamada Semana Mayor

En rueda de prensa Fray Laurencio Galván Nieto manifestó que aunque no se puede contabilizar cuántos feligreses acudirán al Viacrucis del Templo de San Agustín, aseguró que se espera gran afluencia, ya que asistirán personas de la ciudad e incluso de fuera, la idea es fomentar una vivencia honesta y con mucho respeto.

El objetivo de estas actividades es que la comunidad pueda vivir con intensidad el significado de la también llamada Semana Mayor,  todo inicia con el Miércoles de Ceniza, donde el pueblo se prepara para recibir el signo que manifiesta el deseo de quien lo recibe para llevar  una vida más digna.

Dijo que todo culmina con la Noche de la Resurrección, donde la persona busca y logra un cambio en sí mismo. “Sabiendo que la vocación humana siempre es responder al llamado de Dios, lleva consigo una respuesta de parte del cristiano, para una vida conforme a lo que profesa”.

La idea es que en la Pascua, la madre de todas las fiestas, como San Agustín lo dice, se sienta la gran alegría y se viva ayudando a la comunidad, detalló Fray Laurencio.

Recordó que hay toda una tradición añeja por la gran devoción que la comunidad le ha dado a la imagen de Jesús, por la hermandad de los Agustinos que ha permanecido desde 1673 que llegó la imagen.

En San Agustín el Domingo de Ramos se tiene programada una pequeña procesión a las 8:00 de la mañana, desde Las Moreras al templo por la calle Hidalgo. Lunes, martes y miércoles es de preparación o meditación de la Cuaresma.

Para el día Jueves comienza la parte fuerte con la misa de institución de la eucarística, que se conoce como la misa de Lavatorio de Pies, un signo de la vocación de servicio que debe hacer todo cristiano.

Recordó el mandamiento del amor “ámense unos a otros como yo los he amado”, el signo más característico como cristianos, pues explicó Galván Nieto “si no amamos a nuestros hermanos, no amamos a Dios, y no podemos decir que no somos cristianos”.

El jueves por la noche en todos los templos de la entidad y del mundo se hace el monumento donde se ponen las hostias que están consagradas para comunión del día siguiente, con la intención de que la gente vaya a hacer oración, recordando la noche más difícil para Jesús al ser juzgado.

El Viacrucis iniciará desde el Arzobispado, con el juicio ante Pilatos y Herodes, donde no solo es la representación, se busca la meditación que les ayude a las personas a reforzar su fe y conocer las bases del cristianismo y el amor de Cristo.