Cuauhtémoc Blanco, broncas y pocos goles en el inicio de su carrera política

Cuauhtémoc-Blanco-610x350México, 4 ene (EFE).- El exfutbolista mexicano Cuauhtémoc Blanco, que acaba de asumir como alcalde de la ciudad de Cuernavaca, a 85 kilómetros de Ciudad de México, ha comenzado a disputar en la cancha política un partido marcado por escándalos, juego fuerte, faltas, broncas y pocos goles.

Blanco gobierna una ciudad de 350.000 habitantes, habitual punto de descanso de los habitantes de la capital por su cálido clima pero que ha sido acechada por el crimen organizado en los últimos años.

Un estudio divulgado en 2015 por la asociación civil Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal indicó que Cuernavaca había desplazado a Acapulco como el municipio más violento de México y que Morelos, estado del que es capital, tiene el índice de violencia más elevado entre los 32 estados del país.

En febrero de 2015 se colocó al frente de los municipios más violentos del país por delante de Acapulco y Chilpancingo en el estado de Guerrero.

Esa escalada de violencia en la zona cobró su primera víctima el pasado sábado con el asesinato de la alcaldesa del municipio de Temixco, Gisela Mota.

El acto ocurrió en el marco de la transición de alcaldías, un día después de su toma de posesión donde ratificó el Mando Único, medida con la cual las corporaciones policiales de los 33 municipios del estado de Morelos quedan bajo el mando de la Comisión Estatal de Seguridad.

Ante tal hechos, el gobernador de la entidad, Graco Ramírez, decretó ayer la entrada en vigor del Mando Único policial en 15 municipios que se resistían a ese esquema, con lo que la Comisión Estatal de Seguridad asumió el mando de las corporaciones de policía municipales.

Entre los municipios en los que se impuso unilateralmente la coordinación policial centralizada está Cuernavaca, la capital estatal, cuyo alcalde Cuauhtémoc Blanco se ha negado, de manera constante, a aceptar dicho modelo.

“Estoy firme en mi decisión de no aceptar el modelo de Mando Único”, declaró Blanco, quien ha rechazado el esquema desde su campaña como candidato y ahora como alcalde.

Tras el decreto del gobernador, Blanco, mediante un comunicado, dijo que la ciudad a su cargo contaba “con el apoyo de la Policía Federal (PF) y la Secretaría de Gobernación (Segob)”, en solicitud y respuesta al diálogo directo con el Gobierno Federal y el ayuntamiento de Cuernavaca.

Hace dos semanas, el exfutbolista pidió ayuda, por medio de una carta, al presidente de México, Enrique Peña Nieto, en la misiva Blanco expuso la “gravedad” de la situación de Cuernavaca por la que dijo estar “preocupado”.

Blanco, de 42 años, dio a conocer los nombres de los regidores, a quienes calificó de “traidores y esquiroles” y dijo que se reunieron en aquellos días para cambiar el Reglamento de Gobierno Municipal con el objetivo restarle autoridad.

Los acusó de promover “un escenario de crisis, donde los únicos beneficiados sigan siendo ellos por intereses políticos y personales, así como a favor de personajes polémicos de la política de Morelos que simplemente le están causando mucho daño a la ciudad y quieren seguir saqueando a Cuernavaca”.

El mundialista en Francia 98, Corea-Japón 2002 y Sudáfrica 2010 señaló a la administración anterior, de Jorge Morales Barud, de dejar al municipio con una deuda de 750 millones de pesos (unos 43,2 millones de dólares) y pidió que regresen ese dinero al municipio.

Este día en entrevista una entrevista con Radio Fórmula, el gobernador de Morelos contó que apenas conoció a Blanco, “su comportamiento fue muy grosero” y lo calificó de ser “una persona irascible, sin ninguna experiencia política”.

Dijo que fue ofensivo y amenazante al decirles: “yo les voy a romper la madre, yo tengo el apoyo del pueblo, voy a ir con el presidente (Peña Nieto) a denunciar que no me dejan gobernar”.

Ramírez expuso que Blanco se hace acompañar por un grupo de seguridad, al parecer exmilitares, de quienes no se saben si tienen permiso para portación de armas, a pesar de ello, dijo que su gobierno tiene un operativo de seguridad a distancia sobre Blanco “para que no le vaya a ocurrir nada”.

El mandatario estatal señaló que quizás Blanco “está tranquilo” porque seguramente quienes están en las tareas de seguridad le han asegurado “que no va a haber ningún acto (en su contra) en virtud de que un grupo delincuencial simpatiza con la decisión de Blanco de rechazar el Mando Único, está detrás de esta decisión”.

Blanco aseguró que los habitantes de Cuernavaca son los que no quieren el Mando Único, mientras que el gobernador reviró que el exjugador “no comprende la magnitud del combate a la delincuencia organizada”.

Este día en conferencia de prensa, Blanco dijo tener “miedo” de lo que pueda pasarle tras asumir la alcaldía de Cuernavaca y responsabilizó de ello al gobernador Graco Ramírez

“Tengo miedo de que le pase algo a mi familia y la gente que está aquí conmigo, pero tengo los pantalones bien puestos y vamos a seguir con esto”, indicó este lunes en una rueda de prensa el exjugador.

“Si a mí o a la gente que está atrás de mi y a mi familia le llega a pasar algo es contra usted, gobernador”, agregó.

Blanco, quien se retiró del fútbol en abril pasado tras 23 años como profesional, representa al minoritario Partido Social Demócrata (PSD) y tomó posesión el 31 de diciembre de 2015, un día antes del tradicional cambio de poderes, debido a amenazas sobre un posible boicot de sus adversarios políticos. EFEMEX