Cubanos Javier Sotomayor y Ana Fidelia Quirot son homenajeados en Nicaragua

Agencia EFE

Managua, 9 feb (ACAN-EFE).- El exsaltador de altura Javier Sotomayor y la exatleta Ana Fidelia Quirot, dos leyendas del atletismo cubano, fueron homenajeados hoy en Managua durante una ceremonia de premiación de los mejores del deporte nicaragüense.

Sotomayor, conocido como el ‘Príncipe de las Alturas’, y Quirot, llamada la ‘Tormenta del Caribe’, participaron como invitados especiales en una ceremonia organizada por la Asociación de Cronistas Deportivos de Nicaragua (ACDN), en la que se premió a la doble medallista de judo y sambo, la nicaragüense Sayra Laguna.

“Para nosotros es un orgullo y satisfacción recibir este reconocimiento”, dijo Quirot, tras recibir un trofeo como atleta destacada de Cuba.

Al evento, dedicado al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, que no acudió por razones de agenda, asistieron destacados deportistas nicaragüenses y sus familiares, cronistas deportivos y entrenadores, entre otros.

Durante la actividad, el director del Instituto Nicaragüense de Deporte (IND), Marlon Torres, también entregó trofeos a los atletas de deporte escolar, entre otros, de ajedrez, atletismo, gimnasia y voleibol.

Asimismo, se reconoció a ocho atletas nicaragüenses que sufren algún tipo de discapacidad y participaron con éxito en los Juegos Paracentroamericanos 2018, celebrados en enero en Managua.

Además, fue galardonado el presidente de la Federación Nicaragüense de Béisbol Asociada (Feniba), Nemesio Porras, como el mejor dirigente deportivo de este país.

Sotomayor, de 50 años, se retiró del deporte activo en 2001 y acumuló en su carrera tres récords mundiales: 2,33 metros en 1984 (actual récord de la categoría sub’17 cadetes), 2,43 metros (bajo techo, 1989) y el de 2,45 (al aire libre, 1993, Salamanca), la marca universal vigente.

También posee dos medallas olímpicas, conseguidas en Barcelona 1992 (oro) y Sydney 2000 (plata).

Quirot, quien en 1989 logró dos títulos en la Copa del Mundo, en 400 y 800 metros, fue elegida ese año como la mejor atleta femenina del planeta.

También fue campeona del mundial de atletismo en Gotemburgo (Suecia) en 1995, en los 800 metros planos con un tiempo de 1,56 minutos, la mejor marca personal y récord de Cuba, y ganó oro en Panamericano Cuba 1991, plata en el Mundial de Tokio 1991.

Además posee dos medallas olímpicas, conseguidas en Barcelona 1992 (bronce) y Atlanta 1996 (plata). ACAN-EFE