Custodia Tierra Santa confirma liberación de franciscano secuestrado en Siria

religioso-franciscano-Dhiya-Azziz.-Foto-asianews.it_-575x330Jerusalén, 5 ene (EFE).- La Custodia de Tierra Santa confirmó hoy que el religioso franciscano Dhiya Azziz, que había sido secuestrado a finales de diciembre en Siria, ha sido liberado y se encuentra en buen estado.

“Ha sido liberado, se encuentra bien”, dijo a Efe el portavoz de la Custodia, Wadie Abu Nasser, quien dijo no tener más detalles del caso porque es complicado hablar con Siria.

La Custodia no ha dado por el momento más detalles pero el franciscano, según varias plataformas cristianas por internet relacionadas con Tierra Santa, se encuentra en Damasco.

El religioso, nacido en Irak, desapareció el 23 de diciembre cuando viajaba de Turquía a la ciudad siria de Yacubiye, donde tiene a su congregación, para oficiar la Misa de Navidad.

Abu Nasser destacó que recibieron la información de su liberación a última hora de ayer lunes.

La Iglesia denunció su desaparición el 28 de diciembre, cuando dijo que desde el miércoles 23 no tenía noticias del párroco.

Azziz, de 41 años, había viajado a Turquía para visitar a su familia, refugiada en ese país después de que el Estado Islámico tomara su pueblo en Irak, y a su regresó desapareció mientras viajaba en un taxi.

Hasta ahora se desconoce qué grupo lo tenía retenido en Siria y aunque en un principio se creyó que lo había hecho Jabet A-Nusra, la Custodia en Jerusalén no tiene la certeza de que sea así.

Otra fuente de ese organismo religioso que pidió el anonimato aseguró a Efe que “no existe constancia de quien lo tenía” y sugirió que “no hay detalles” porque sencillamente o “no hay comunicación o la gente tienen miedo y no habla”.

“En Siria no hay con quien hablar, tenemos muchas dificultades para recibir cualquier información y lo único que recibimos son mensajes casi telegráficos. Desde el Líbano sabemos algo pero presumo que ahí la gente tiene miedo y no nos cuenta todo lo que sabe”, explicó.

Esta fuente confirmó que Azziz está “bien” y dijo que probablemente se dirigirá a su parroquia en el norte de Siria para seguir con sus actividades.

“Todos conocemos la situación en Siria, la situación de Azziz por ser cristiano no es peor que la del resto de la población, y hasta que el mundo no pare este conflicto seguiremos viendo las mismas tragedias”, concluyó. EFE