sábado, agosto 15, 2020
Inicio > Columnas > DAGUERROTIPOS

DAGUERROTIPOS

Jaime Favela Martínez.- Nacido el 25 de febrero de 1939 en Cuencamé, Dgo., ha sido el más grande jugador de beisbol que ha dado Durango a las ligas nacionales y a las grandes ligas de Estados Unidos, pues jugó con los Diablos Rojos y los Gigantes de San Francisco y fue manager de Aguascalientes y de los Alacranes de Durango, destacando grandemente en todos ellos

Por arrietistas.- Uno se apellidaba Graciano, era de Guatimapé. Otro se llamaba José Ángel Rodríguez y era de Santiaguillo. A Graciano lo aprehendieron en la hacienda de Guatimapé. A Rodríguez en Santiaguillo. Los aprehendieron los obregonistas porque habían sido de la gente de mi padre y temían que se fueran a levantar en armas, dado que mi padre ya andaba alzado. Esto sucedió en 1922. A Rodríguez lo fusilaron enfrente de La Soledad y a Graciano enfrente de la hacienda de Los Pinos. Los mató el temor de los obregonistas.

Los calzonudos de Buelna.- Eran de Nayarit y usaban calzones de manta y los jefaturaba el general Rafael Buelna de Sinaloa, por tal razón aquí en Durango se les llamó los calzonudos de Buelna, al incursionar en 1915 del lado del villismo. Mi padre los derrotó el día primero de 1915 en la hacienda de Los Pinos hasta La Piedra Encimada. Cuando se vieron derrotados en toda la línea, unos ganaron rumbo a Santiaguillo y otros para el Puerto de Coneto. De aquel combate se hizo un corrido que en una de sus cuartetas dice: Da la orden don Domingo,/ese día de Todos Los Santos,/que comiencen el combate/ José Cangas, Pablo Campos.

Cuando se perdieron cuatro mulas y dos caballos de la hacienda de San Francisco de la Ferrería.- Tal cosa sucedió el 22 de agosto de 1864, según carta dirigida por el administrador de la hacienda de La Ferrería señor Fermín Pérez, a Juan Nepomuceno Flores, en la que le informa que cuatro mozos los andan buscando y que por eso no los puede mandar a la Hacienda de Guatimapé con un fierro cada uno.

Los aguinaldos de antes.- Los aguinaldos de antes tenían cacahuates, una naranja, un puñado de tejocotes, cacahuates, galletas de animalitos, colaciones, un trozo de caña y algún caramelo, todo envuelto en papel celofán transparente o papel de estraza; en nada se parecen a los aguinaldos de ahora, que solo traen dulces y chocolates ocultos por un papel con estrellas y monitos.

%d bloggers like this: