DAGUERROTIPOS

El fantasma Blanco de la Huerta.- Durango siempre fue una ciudad de huertas y de consejas de tesoros, pues bien por marzo de 1935 muy pronto circuló la conseja que en una huerta deshabitada al oriente de la ciudad se aparecía todas las noches en punto de las doce de la noche un imponente fantasma que era un bulto luminoso en el que no se advertía ni la cabeza ni los pies, pero que tenía figura corporal, vagando infatigable en la soledad y causando espanto entre los que lo observaban, siendo uno de ellos el señor Francisco Granda, español propietario del restaurante Alcázar y otras personas que se sobrecogían de terror. En las noches se dijo además que se oían ayes de dolor profundo al parecer de moribundos, ruidos de arrastre de cueros, el vaciar de sacos de monedas y un inexplicable soplo que apagaba las luces que espantaba a los mismos perros bravos, por lo que muy pronto se organizaron expediciones para buscar el tesoro, que en un principio se dijo era de Tomás Urbina, porque no había podido llevarse todo el oro del saqueo que había hecho en la toma de Durango de 18 de junio de 1913, consistente en 45 mulas cargadas de oro y plata. También se dijo que junto con el tesoro de Urbina se encontraba el fabuloso tesoro del Marqués del Escorial, del cual se tenía un plano que se encontraba en un frasco verde al pié de un pirul, Igualmente se dijo que el fantasma era un sacerdote que se aparecía con un velo blanco y que por eso fue llamado “El Fantasma Blanco”. Total no se encontró ningún tesoro, pero asustados y todo, se divirtieron.

“El Cachuchas”.- Por el año de 1936 operó en la ciudad de Durango una banda muy peligrosa, de rateros de accesorios de automóviles y que además cometía otros atracos pistola en mano, por lo que fue muy temida, estando encabezada por un pájaro de cuenta, que había sido huésped de las Islas Marías, apodado “El Cachuchas”.

Distintos nombres del Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Durango.- “El Registro Oficial”, “La Enseña Republicana”, “Boletín Oficial”, “La Sombra de Farías”, “La Falange”, “La Libertad”, “El Conservador de la Nacionalidad Mejicana”, “Periódico Oficial de la Prefectura Superior Política del Departamento de Durango”, “El Telégrafo”, “La Restauración Liberal”, “La Restauración Constitucional” y “Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Durango”.

 

Jesús Salas Barraza, Gobernador de Durango.- Por Decreto número 158, del 6 de marzo de 1929, publicado en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Durango, de jueves 7 de marzo, número 19, páginas 1 y 2, se concedió licencia por el término de seis meses renunciables al general Juan Gualberto Amaya, para estar separado del cargo de Gobernador Constitucional del Estado de Durango, nombrándose Gobernador Constitucional Interino, mientras durara la licencia concedida a Jesús Salas Barraza, uno de los matadores de Pancho Villa. No duraría en el cargo sino hasta el 17 de marzo, pues ese día la Comisión Permanente desaparecería los poderes debido a que Juan Gualberto Amaya había secundado la rebelión escobarista, entrando al relevo Alberto Terrones Benítez.

 

El maíz de “ocho”.- En las laderas de los cerros de Canelas se sembraba por el sistema llamado de “estaca” un maíz que era conocido como de “ocho”, debido a que su mazorca tenía ocho hileras de grano ancho.