DAGUERROTIPOS

Enrique Arrieta Silva

Los peñascazos Juárez–Tecno.- Faltando 45 segundos para que el clásico de basquetbol concluyera en la cancha del Colegio Mac-Donell, cuando el escore marcaba 29-33 a favor del Tecno, alguien gritó ¡al ataque! Y aquel miércoles 30 de octubre de 1957 se soltaron los peñascazos, provocando gritos histéricos por doquier, así como ayes de dolor profundo, pintando el pavor en los rostros, siendo las bajas más de veinte lesionados en aquella batalla campal histórica, y todo por una porra universitaria que a los del Tecno les pareció injuriosa y que hacía mención al agua clara que brota de la fuente…

Las bromas del Club Honor y Gloria.- Los integrantes del Club Honor y Gloria siempre fueron poco afectos al trabajo fecundo y creador, pues en su mayoría eran juniors de familias acomodadas, así que gastaban el tiempo formando comités para reinas de la ciudad y haciéndose bromas muy pesadas unos a otros, no exentas de ingenio, como aquella que el 28 de diciembre de 1957 le jugaron al socio Luis Carrasco, publicando la esquela de su muerte en El Sol de Durango, la cual decía así debajo de la Cruz reglamentaria: HOY a las 3 horas falleció en el Seno de Nuestra Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana; confortado con todos los auxilios espirituales, el señor Luis Carrasco Rodríguez, a la edad de 39 años.Sus parientes políticos y socios del CLUB HONOR Y GLORIA lo participan a usted con el más profundo dolor y le suplican elevar al Ser Supremo las oraciones que su piedad le dicte por el eterno descanso del alma del finado. El duelo se recibe en el domicilio social del Club, sito en Constitución  No. 310 sur y el cortejo fúnebre se despide en el Panteón de Oriente. No habrá honras fúnebres, velorio ni se reparten esquelas. Durango, Dgo., diciembre 28 del 57, día de los Santos Inocentes. Demás está decir que el general revolucionario Dámaso Carrasco, padre del supuesto finado, que se trasladaba a la ciudad de México, al leer la esquela se regresó intempestivamente a la ciudad de Durango, y al enterarse que todo había sido una broma dio con los autores en la Inspección de policía, por más que estos le explicaban que en la misma esquela en la parte final se ponía como fecha el 28 de diciembre y se decía que era día de los Santos Inocentes.

El primer hospital de Durango.- Fue el Hospital de San Cosme y San Damián, levantado en 1595, a un lado del templo de San Juan de Dios (Victoria y Pino Suárez) designándose para su mantenimiento el nueve y medio por ciento de las rentas decimales  pertenecientes a la villa de Durango.

Las Madres Josefinas y las Madres Mínimas de María Inmaculada.- A partir de 1911, las Madres Josefinasse hicieron cargo del Hospital Civil de Durango. Tiempo después en 1940, fueron sustituidas por las Madres Mínimas de María Inmaculada con sede en León, Gto., por cierto que estas últimas tenían el carácter nada dulce.