DAGUERROTIPOS

Comercial de 1910.- Hotel París y San Carlos. Maison Francaise, Antonio Tavaléro, propietario. RESTAURANTE Y CANTINA. Establecimiento de Baños. Conservas, vinos y licores. Calle de la Constitución No. 65-67. Apartado No. 98. DURANGO. Jamones, Salchichones, Vinos Franceses, Italianos y Españoles, Licores Finos, COGÑACS de las mejores marcas. Conservas de todas clases. Puros y Cigarros. Se encarga de banquetes, Lunchs y Ambigús.

 

El corrido del Alacrán de Durango.- Con motivo del Carnaval de Durango de febrero de 1942, el Departamento de Publicidad y Turismo del Gobierno del Estado convocó a un concurso de corridos durangueños, ocupando el primer lugar Alfonso Terrones Benítez, con su corrido, letra y música “El Alacrán de Durango”, referido al legendario alacrán de la Penitenciaría, el cual transcribo a continuación por estimarlo de gran interés, dice así: Por el año noventa/en Durango sucedió/la leyenda que se cuenta/por la fama que alcanzó. Según dice la conseja/este caso sin igual/sucedió en la cárcel vieja/de memoria tan fatal. Y ese mundo tenebroso/no era falto de razón,/pues un hecho misterioso/espantaba a la prisión. En la celda veintisiete/todo aquel que la ocupó,/se “pelaba de casquete”/porque nunca amaneció. Ya los muertos eran siete/sin poderlo explicar/cuando fue Pedro Rosete/en la cárcel a parar. Para aquel que amaneciera/en la celda del terror/que el indulto se le diera/ordenó el Gobernador. Más Rosete era templado/como pocos ha de haber/y pidió ser encerrado/pues pensaba amanecer. Que traigan un cajete/ y una vela regular/les pidió Pedro Rosete/cuando lo iban a encerrar. Y poniéndose al acecho/ya cuando iba a amanecer/vió bajar “algo” del techo/que hasta lo hizo estremecer. Era grande color güero/y de horrible condición/aquel bicho traicionero/que diezmaba a la prisión. Cuando Pedro se vió ileso/el cajete le tapó/y dejándolo bien preso/muy tranquilo se durmió. Y acabó la pesadilla/al abrirle el celador,/que llevaba una camilla//con “muerteros” y doctor. Así fue como Rosete,/se libró de la prisión/al tapar con el cajete/aquel bicho tan matón. Y aquí acaba este corrido/que canto con mucho afán:/de Durango yo he venido/pues también soy alacrán.

Cuando volaron por los aires reinas, damas, alfiles, reyes y peones.- Tal cosa tan desacostumbrada aconteció el miércoles 11 de marzo de 1942, cuando celebrándose un torneo de ajedrez en el taller del señor Elías Mijares, uno de los contendientes al serle marcados los tres minutos reglamentarios para que hiciera la jugada, se empeñó en seguir jugando, por lo que se pasó a los insultos, a los aventones y a los golpes, volando los tableros y piezas por todos los lugares. La cosa no pasó a mayores, pero estuvo a punto de pasar, pues el señor Piña Favela, montando en cólera y en su bicicleta fue a su domicilio por una pistola. Afortunadamente cuando estuvo de regreso con la pistola en el lugar del zipizape, dijo que ya se le había pasado el coraje.