DAGUERROTIPOS

Magistrados de Enrique Dupré Ceniceros.- Fueron Alejandro Ibarra, Francisco Canales, Lilia Isaís Chávez, Ignacio Casas Quiroz, Salvador Pescador, Alfonso Peña Vicario, quienes rindieron la protesta de ley a las 20:36 horas del 15 de septiembre de 1962.

Cómo era el paseo de las bellas damitas durangueñas en la Plaza de la Constitución el mes de mayo de 1896.-   León Lamlé, periodista de El Eco de París, visitó la ciudad de Durango a principios de mayo de 1896, y así describió el paseo de las hermosas durangueñas en la Plaza de la Constitución. Escribió que desde las siete de la tarde la orquesta del profesor Manuel Herrera hacía oír piezas escogidas de sorprendente ejecución, que los jardines adornados con tulipanes artificiales de variados colores producían un efecto de luz soberbio en los elegantes prados, que las verdes bóvedas de los senadores iluminadas por farolillos venecianos, eran admirables y que a la claridad de su luz, las plantas trepadoras hacían recordar los  jardines del Casino de Monte Carlo en Mónaco. Que para satisfacción de los encantados ojos del espectador se paseaban con placer arrobadoras jóvenes, atractivas señoras con vaporosos toilettes, que todas eran gentiles, muchas hermosas, algunas hermosísimas y que eran precisamente estas las que sobresalían por la corrección de su tocado, comparándose a las elegantes parisienses, que su esclavitud por la moda unen a su gracia todo lo que lucen, haciendo resaltar sus encantos sin amaneramientos, que las hermosas paseadoras giran alrededor de los jardines con la sonrisa en los labios…

El Criterio.- Con este nombre circuló en Durango el año de 1912 un periódico trisemanal católico-social de información, miembro de la “Prensa Católica Nacional”. Su lema era “Oración, Acción y Sacrificio”. Fue registrado como artículo de segunda clase el 14 de agosto de 1911. Contenía una cita del filósofo Balmes: “El criterio es un medio para conocer la verdad”. El número del día costaba cuatro centavos. El responsable era el Presbítero Dr. Jesús Villarreal y Fierro. Se vendían números sueltos en el despacho de la tipografía Guadalupana 5ª. del Seminario número 65. Apartado postal 88. A las personas que tomaban 10 o más suscripciones, se les descontaba el 25%.