DAGUERROTIPOS

El Carnaval de 1936.- En dicho Carnaval se enfrentaron como candidatas a Reina María de la Luz Martínez, de Gómez Palacio, Dgo., y María del Pilar García de la ciudad de Durango, resultando triunfadora María del Pilar García, la que fue digna reina del Carnaval de Durango de 1936, reinando con el nombre de Pilar I, siendo coronada como tal  el 21 de febrero en velada de gala efectuada en el Teatro Imperio a las diez de la noche. Su comité de postulación estuvo presidido por el activo y dinámico Jesús H. Elizondo, quien fungió en la velada de coronación como el Heraldo Oficial, anunciando la entrada de su Majestad para que se le recibiera con toques de bandas y trompetas y desbordante entusiasmo. L salutación a la Reina corrió a cargo del culto e inteligente abogado Agustín Manzanera del Campo, después de la Obertura del maestro Alberto M. Alvarado, dirigiendo a 25 profesores.

Comercial de 1932.- ¡Recuerde! El mejor surtido en dulces y chocolates, en frutas secas, turrones, vinos blancos y tintos, sidra y cognac, cajas de fantasía con dulces y todo lo que necesite para Noche Buena y Año Nuevo, lo tenemos nosotros. MUY FELICES PASCUAS A NUESTRA DITINGUIDA CLIENTELA. ANACLETO Gracia y Cia. AL GRAN NÚMERO 11.

El Ateneo de Durango.- En el año de 1949 un grupo de intelectuales entre los que se encontraban el licenciado Juan Toro Bacsa, el ingeniero Gerardo Díaz Ortega, Armando Herrera, Dolores Villarreal viuda de Cueto, el profesor Amado González Dávila, el profesor José Carmen Saldaña, Ramón González y el profesor Rutilio Martínez Rodríguez, fundaron  el Ateneo de Durango, con el fin de promover las bellas artes en Durango, siendo su primera presidenta Olga Arias de Weber. Aquel cenáculo tuvo corta existencia, pero muy fructífera.

El discurso sangriento.- Se festejaba patrióticamente el glorioso 5 de Mayo, en el poblado Narcizo Mendoza del municipio de Villa Unión, abordaba la tribuna para pronunciar la renga el profesor rural Fidel Silva, cuando en un exceso de entusiasmo al terminar su peroración lo hizo desenfundando su pistola y disparando una carga como lucido remate, pero he ahí que inexperto en el manejo de las armas hirió de gravedad al campesino Galindo, que se encontraba cerca de la tribuna, terminando así el festejo con este discurso que resultó sangriento, siendo uno llevado a consignación y el otro al Hospital Civil de Durango