DAGUERROTIPOS

Javier Aviña Castro.- Por muchos años, Javier Aviña Castro, como universitario, dominó el cuadrilátero y el pleito callejero. No era fácil enfrentarlo, mucho menos cuando empezaba a rechinar los dientes. Escribió verdaderas páginas de gloria como gladiador universitario. Honor a su memoria. 

La lucha del conde y la osa.- Refiere Carlos Hernández, en su obra Durango Gráfico, que D. José María del Campo, Conde de Súchil, quien era muy afecto a la caza, habiendo salido en compañía de un mozo de estribo con carabina de chispa, se encontró con una osa, cerca de una barranca en un lugar de sus dominios llamado Arroyo de los Castillos; no logrando que la carabina hiciera fuego, noble y fiera se enfrascaron en lucha cuerpo a cuerpo, que un maderero al ver la escena se echó sobre la osa logrando que el conde se incorporara, pero como el conde viera que el animal hería seriamente al mederero de nuevo se echó sobre la fiera montándose en ella y logrando que el maderero se pusiera a salvo, pero quedando debajo del animal, al que finalmente logró que huyera enterrándole una navaja en el vientre. El Conde habiendo salido herido seriamente de este percance, sobre todo de una herida en la garganta, duró encamado once meses, muriendo al fin, no sin antes quedar satisfecho cuando la servidumbre le llevó la piel de la osa.

 

La campana de los desastres.- Dicen los historiadores de Catedral que una de las campanas que se encuentra en los arcos que dan vista al sur, que mide un metro veinticinco centímetros de largo y un metro cincuenta y cuatro centímetros de diámetro es la que daba el toque de queda, el de quemazón y el de alarma en los tiempos de violencia armada.

 

Francisco Zarco el periodista.- Francisco Zarco como periodista no tiene comparación, pues fue director de “Las Cosquillas”, “Presente Amistoso”, “Boletín Clandestino”, “La Independencia Mexicana”, “La Acción” y “El Siglo XIX”, lo que le valió persecuciones, la cárcel y el destierro, pero también la admiración y la gloria.

 

Por eso.- Película mexicana con los estelares de Mario y Fernando Almada, y Normita Vega Alarcón, que se empezó a filmar el jueves 24 de septiembre de 1970 en La Ferrería de Flores, dirigida por Rogelio González, participando también “El Enano Santanón”.

 

El secuestro del millón de dólares.- El 5 de octubre de 1970 empezó a filmarse en Lerdo de Tejada, Durango, la película El Secuestro del Millón de Dólares con Jhon Wayne y Bruice Cabot, siendo la filmación de la Compañía BATJAC. Trabajó también Maureen O´Hara.