DAGUERROTIPOS

El bullying universitario.- En los años sesenta y setenta, Jesús Nevárez Nájera, quien cargaba con los apodos de “El Peludo” y “El Cabezón”, fue el más grande bromista de todos los que merodeaban en la Universidad Juárez del Estado de Durango. Sus ocurrencias eran terribles, ante ellas temblaba el más pintado, y como contaba siempre con un coro que se las festejaba, lo hacía a uno  que se sintiera bajo de autoestima. Hasta la fecha seguimos siendo víctimas de sus bromas hirientes pero simpáticas. Lo teníamos como un gran bromista, ahora sabemos que más que bromista era y es un maestro del bullying.

 

Falta de abogados.- Aunque sea difícil de creer, pero en el año de 1916 hacían falta en Durango abogados para hacerse cargo de los juzgados de primera instancia, por esa razón, el gobernador Arnulfo González emitió un decreto en el que establecía que no era requisito indispensable el ser titulado en leyes para desempeñar las labores de juez de primera instancia, creándose por esa razón la figura de asesor judicial, para que los jueces que no fueran letrados consultaran con él las sentencias interlocutorias o definitivas y todo lo que fuera necesario en la secuela de los asuntos judiciales.

 

Gobernadores huertistas.- Durango, no obstante del triunfo de la revolución, ha tenido dos gobernantes de antecedentes huertistas: José Ramón Valdez y Juan Gualberto Amaya.

 

Magistrados de partido.- En el gobierno de Maximiliano Silerio los magistrados pasaron a ser magistrados de partido: a uno lo proponía el PRI, a otro el PAN, a otro el PRD y así sucesivamente.

Comercial de 1913.- AVISO. Participo a los viajeros y amigos en particular que he abierto al público el “ANEXO AL  INTERNACIONAL” En donde ofrezco a mis favorecedores Esmerado servicio de Mesa, magnífica cocina y cuartos amueblados, todo a precios sumamente cómodos. Durango, octubre 1º. De  1913. Prop. Mauricio Martínez.