Damasco avanza en ofensiva en sur mientras sirios huyen a frontera con Israel

La Vanguardia

Beirut, 17 jul (EFE).- El Ejército sirio y sus aliados continúan progresando en su ofensiva contra los territorios controlados por las facciones rebeldes en la provincia meridional siria de Deraa, mientras los desplazados se acercan a la frontera con Israel ante los continuos bombardeos de las fuerzas del régimen de Damasco.

La agencia oficial siria de noticias, SANA, informó de que “unidades del Ejército Árabe Sirio liberaron hoy la población de Al Mal y su colina, en el noroeste de Deraa”, dominada anteriormente por los insurgentes.

Asimismo, la agencia indicó que las tropas de Damasco “han izado la bandera nacional en la plaza principal de la localidad de Busra al Sham”, en Deraa, declarada ya “libre del terrorismo”.

Estas reconquistas se producen tras enfrentamientos entre las facciones insurgentes y las fuerzas de Damasco.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos apuntó hoy que hubo intensos ataques aéreos y lanzamiento de misiles contra el oeste de la localidad de Nemer, situada en el noroeste de la provincia de Deraa, en un intento de seguir avanzando contra los rebeldes en la región.

El Observatorio, cuya sede está en Reino Unido pero que cuenta con una amplia red de colaboradores en el terreno, indicó que con estos avances las tropas sirias controlan un 91 por ciento de superficie de la región de Deraa, limítrofe con Jordania y los Altos del Golán, ocupados por Israel desde la Guerra de los Seis Días de 1967.

Además, señaló que la fuerza aérea siria y sus aliados reanudaron los bombardeos en las zonas controladas por el Ejército Jalid bin Walid, vinculado al grupo yihadista Estado Islámico (EI), cinco días después de los últimos ataques aéreos lanzados contra esta región.

Dicho grupo extremista domina un 7,2 por ciento de la provincia de Deraa, según el Observatorio.

Por otro lado, en la vecina provincia de Quneitra, al menos 14 civiles murieron hoy en un bombardeo lanzado por las fuerzas del régimen sirio y sus aliados en la localidad de Ain al Tina.

En las últimas 24 horas se han registrado al menos 1.560 incursiones aéreas y ataques con barriles explosivos en áreas de Al Quneitra y la zona conocida como “Muzalaz al Maut”, en el noroeste de Deraa, indicó el Observatorio.

Debido a la intensificación de los ataques, miles de personas han abandonado sus hogares desde el inicio de la contienda y están viviendo en unas “condiciones humanitarias muy difíciles”, según el Observatorio, que advirtió de “la falta de asistencia médica y alimentos” que sufre la población desplazada en la zona.

Unos 200 desplazados sirios por la ofensiva, que se encuentran en Quneitra, se acercaron hoy a la alambrada que divide los Altos del Golán ocupados por Israel de Siria, y al parecer se detuvieron a unos cien metros de la misma, dijeron a Efe testigos, que mostraron fotografías y vídeos.

Las cintas muestran cómo soldados israelíes junto a la línea divisoria les pedían a través de altavoces que se alejaran, cosa que hicieron poco después, según dijo a Efe el Ejército israelí.

Israel ha asegurado que no permitirá la entrada de refugiados, aunque envía ayuda humanitaria a los campos de desplazados al otro lado de la verja del territorio bajo su control, y asiste de forma puntual a heridos en hospitales israelíes.

Ante esta situación, la joven siria Huda al Deiri, que dejó su hogar en Deraa por los combates y acampa en una zona fronteriza que no quiere indicar, dijo hoy a Efe en una conversación por Whatsapp que todo el mundo tiene “mucho miedo” por los bombardeos en la zona.

“La gente ha huido hacia los lugares controlados por las fuerzas del gobierno o a la frontera con Israel”, explicó la joven desplazada. EFE