Inicio > Noticias > Internacional > Danza, deporte y sexo en “Un poyo rojo”, de los argentinos Poggi y Rosso

Danza, deporte y sexo en “Un poyo rojo”, de los argentinos Poggi y Rosso

Madrid, 7 nov (EFE).- Hace once años, los argentinos Luciano Rosso y Nicolás Poggi se unieron en un número de “varietés” para contar diferentes tipos de relaciones entre hombres, un experimento del que nació “Un poyo rojo”, una hilarante mezcla de danza, deporte y sexualidad que se estrena este jueves en Madrid en “versión original”.

A aquel primer esbozo le siguió dos años después una pieza de 45 minutos -que giró por Madrid, Barcelona y Valencia, seleccionada por la Red de Teatros Alternativo- y se “hicieron fuertes”, de tal forma que desde entonces han hecho más de mil funciones por todo el mundo, explica a EFE Rosso (Buenos Aires, 1982).

A Poggi le sustituyó en 2010 Alfonso Barón pero para sus actuaciones en Teatros del Canal -desde hoy hasta el día 14- han recurrido de nuevo a él.

“Alfonso no podía venir así que los espectadores van a poder ver la versión original”, bromea Rosso.

Cuando empezaron hacían “cosas de teatro físico” que ahora, “obviamente”, no pueden pero están muy satisfechos porque a cada acrobacia o movimiento difícil que han quitado han añadido un elemento interpretativo “con el que la pieza ha ganado”.

Hicieron siete temporadas consecutivas en Buenos Aires pero hace tres años decidieron mudarse a Francia y ahora centran sus actuaciones con la obra en Europa.

“Está muy viva y tenemos funciones contratadas hasta 2021”, revela el actor, bailarín y coreógrafo.

La clave del éxito, dice, podría estar en que no utilizan palabras -“queríamos viajar mucho por el mundo y eso lo facilita”- y que en cada lugar que van usan una radio en la que sintonizan, en tiempo real, las emisoras del país en el que están.

“La obra tiene una estructura muy fija, no es improvisación, pero la radio nos proporciona un condimento muy actual. Pasa algo muy lindo con la gente porque es lo mismo que escucha en su casa”, detalla.

La pieza, que dirige Hermes Gaido, es “una historia de amor muy simple, con comienzo, nudo y desenlace” pero usando sketches con “mucho sentido del humor”.

“Los intérpretes venimos del palo de la danza y del deporte y cuando mezclamos eso en escena empezamos a descubrir que había una tensión sexual que podíamos explorar”.

“Un poyo rojo”, que debe su nombre a la unión de los apellidos de sus creadores, es “la historia del primer beso entre dos personas, toda la tensión sexual que hay entre ellos, el acercamiento y el rechazo, la histeria de esos primeros momentos”, precisa.

Al finalizar la función, Rosso suele deleitar al público con un “bonus track” sobre la canción infantil “Pollito Pío”, que tiene más de diez millones de visualizaciones en YouTube. EFE

%d bloggers like this: