Davis, doble oro 1.000, dos veranos en Corea para sacarse la espina de Sochi

Cumpleaños de Famosos

PyeongChang (Corea del Sur), 6 feb (EFE).- El patinador de velocidad estadounidense Shani Davis, doble oro olímpico de 1.000 metros en los Juegos de Turín’06 (Italia) y Vancouver’10 (Canadá) -donde ganó sendas platas en 1.500-, y que no consiguió su objetivo de “tripitir” en los de Sochi’14 (Rusia), ha preparado a conciencia los de PyeongChang, hasta el punto de hacerlo dos veranos en Corea.

Cuando todo parecía que, tras acabar octavo en el mil y undécimo en el ‘mil quinientos’ hace cuatro años en los Juegos que organizó -a orillas del Mar Negro- Sochi, Davis se iba a retirar, el estadounidense decidió salirse de su “zona de confort” e intentarlo de nuevo en PyeongChang.

Davis, plusmarquista mundial de 1.000 metros (con un tiempo de un minuto, seis segundos y 42 centésimas, que logró en su país, en Salt Lake City, en 2009) y cuyo récord de 1.500 -1:41.04- perduró hasta el pasado mes de diciembre, cuando el ruso Denis Yuskov lo batió por sólo dos centésimas, indicó que siempre le “gustó hacer las cosas a” su “manera”.

“Notaba que necesitaba un cambio, así que decidí salirme de mi zona de confort y venir a entrenarme a Corea del Sur, que es lo que hice durante dos veranos”, explicó el cuádruple campeón mundial de mil y triple de mil quinientos.

“Y, por eso, ¿qué mejor que entrenarme en un entorno en el que se iban a disputar los siguientes Juegos Olímpicos?. Los dos veranos que pasé aquí vivía de una forma muy humilde, porque la idea de no estar siempre en una zona confortable era buena”, opinó el veterano campeón estadounidense.

“Tengo una casa en Salt Lake City, con muchas habitaciones, un televisor gigante, con enormes y cómodos sofás; y cosas así. Aquí vivía en una habitación con una cama pequeña, una nevera y una placa calefactora”, comentó Davis, en el transcurso de una rueda de prensa del Comité Olímpico Estadounidense en PyeongChang.

“No vine aquí para tener una vida de lujo, vine para entrenarme; y en Estados Unidos no hubiese conseguido estas condiciones de entrenamiento. El proceso para decidir qué quería hacer después de los Juegos de Sochi fue largo, pero sabía que no quería acabar mi carrera deportiva de esa manera”, comentó el doble campeón olímpico de 1.000, que en su periplo asiático se entrenaba con jóvenes patinadores surcoreanos. EFE