domingo, septiembre 27, 2020
Inicio > Noticias > Internacional > De amigo de Lacalle y diplomático cercano a poderosos a canciller uruguayo

De amigo de Lacalle y diplomático cercano a poderosos a canciller uruguayo

Federico Anfitti

Montevideo, 7 jul (EFE).- El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, lució su faceta de estratega político y aprovechó la renuncia de Ernesto Talvi a la Cancillería para alinear los asuntos exteriores con sus ideas y nombrar a alguien de su confianza: Francisco Bustillo, reconocido diplomático y amigo de la familia.

La coalición de gobierno, integrada por cinco partidos políticos, se vio alterada en las últimas semanas, después de que Talvi, del Partido Colorado (PC, centroderecha) y ministro mejor valorado del gabinete, manifestara el 11 de junio su intención de dejar el cargo a la brevedad.

Lacalle Pou, líder del Partido Nacional (PN, centroderecha), movió piezas y eligió un recambio próximo a él frente a quien fue su oponente político en las elecciones presidenciales de octubre y con quien había protagonizado algunos desencuentros.

El nombre, Francisco Bustillo, anunciado por la prensa uruguaya el 30 de junio, un día antes de que comenzara la Cumbre del Mercosur, en la que Uruguay asumiría la presidencia pro témpore, desencadenó la tormenta en pleno cónclave regional y llevó a Talvi a reincorporarse a la política nacional y al ya exembajador de Uruguay en España a ser la mano derecha del presidente en Cancillería.

UN RETORNO DIFÍCIL

Tras varios años recorriendo el mundo como embajador, Bustillo asume la Cancillería en medio de la pandemia del COVID-19 -de hecho, él mismo cumple cuarentena tras viajar desde España y teletrabajará, al menos, hasta el 13 de julio-, y con un Mercado Común del Sur (Mercosur) que busca cerrar el acuerdo con la Unión Europea (UE) y EFTA.

A ello se suman los problemas en la coalición de gobierno, ya que el PC se queda con dos de las tres carteras que tenía y, aunque podría ocupar el Ministerio de Medio Ambiente -de próxima creación-, su peso no es el de la Cancillería.

Sin embargo, cuando arribó a Montevideo, evitó hacer declaraciones políticas hasta reunirse con el presidente -lo que hará virtualmente esta semana- y dijo sentirse honrado por el cargo.

AMIGOS CON PODER

La diplomacia no es una carrera común ya que requiere de contactos, saber negociar y conocer el mundo. Muchas de estas características están en Bustillo, cuya vida como embajador se vio rodeada de amigos poderosos.

Hijo de diplomático, con vida itinerante alrededor del mundo y con las relaciones internacionales como vocación, Bustillo, de 60 años, es conocido por saber rodearse y tener en su lista de amigos a reconocidas personalidades.

En una entrevista al semanario local Búsqueda años atrás, contó su cercanía al rey emérito de España Juan Carlos I, con quien fue a ver partidos del Atlético de Madrid, y a Enrique Cerezo, empresario y presidente de ese club.

Su amistad con gente poderosa también se da en el Río de la Plata ya que, según sostiene en varias entrevistas, es amigo del expresidente y padre del actual mandatario Luis Alberto Lacalle Herrera (1990-1995), que le recibió este domingo en el aeropuerto.

La amistad entre la familia Lacalle y Bustillo viene de varias generaciones, ya que el abuelo del canciller fue cinco veces legislador del Partido Nacional.

Además, es amigo del presidente argentino, Alberto Fernández, a quien alojó recientemente en su residencia en España e incluso le hizo conocer al cantautor uruguayo Jorge Drexler, a quien el mandatario admira.

Entre todos sus cargos, fue jefe de gabinete del actual secretario de la OEA, Luis Almagro, cuando era canciller de Uruguay -en la presidencia de José Mujica (2010-2015)- y fue embajador de Uruguay en Ecuador, en Argentina y desde 2012 hasta esta semana en España.

POLÉMICAS EN ARGENTINA

Durante su paso por Argentina, Bustillo estuvo en el ojo de la tormenta tras un conflicto en el que ambos países se vieron involucrados por una acusación de coimas con la empresa que pretendía dragar el Río de la Plata.

En 2012 los gobiernos de Argentina y Uruguay, que encabezaban Cristina Fernández y José Mujica, respectivamente, estuvieron en medio de controversias por un intento de soborno en 2010 en el seno de la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP), cuya presidencia estaba a cargo de Bustillo.

En aquel momento, la oposición uruguaya denunció que a los funcionarios de la CARP a cargo de la gestión del canal Martín García les habían ofrecido una coima de un millón de dólares para favorecer a la firma holandesa Riovía en la licitación de las obras del cauce.

Esto desató un escándalo con acusaciones entre ambas Cancillerías e incluso el Gobierno de Fernández pidió al de Mujica que retirara la inmunidad diplomática a Bustillo para que declarase.

Él aseguró en esa oportunidad que mantuvo una conversación con los representantes de esta empresa y que debió retirarse ya que aquello “podría haber desembocado en un soborno” y acusó al entonces vicecanciller argentino, Roberto García Moritán, de plantear la posibilidad de repartir el dinero.

Finalmente, este conflicto fue archivado por la Justicia ya que el soborno no pudo comprobarse.

Durante su periodo como embajador en el país vecino también se vio involucrado en presuntas irregularidades en un caso de importación de vehículos.

AMANTE DEL DEPORTE Y LA MÚSICA

Bustillo también se confiesa gran fanático de la música y el deporte. En Uruguay, su corazón es del Nacional, del club de baloncesto Trouville y del Cuervos de rugby mientras que en la selección de fútbol también tiene grandes amigos.

Uno de los tesoros que más aprecia es una camiseta del capitán de la Celeste, Diego Godín, después del partido de clasificación al Mundial de Rusia 2018 ante Jordania y también asegura tener una amistad “entrañable” con Cristian “Cebolla” Rodríguez.

En la escena musical Bustillo ha podido cumplir con el sueño que muchos tendrían: cantar junto a sus ídolos. En Argentina lo consiguió con Leonardo Favio y en España con Raphael, al que invitó a cenar en la Embajada en una velada que concluyó con todos los funcionarios, incluido el embajador, cantando con el artista. EFE

%d bloggers like this: