De forma presencial 96% de robos de identidad: Experto

Ciudad de México (Agencias).- El 96 por ciento de los robos de identidad en el país suceden de manera presencial, sin embargo en México no se denuncia el fraude en línea. Pierre-Claude Blaise, director general de la Asociación mexicana de Venta On line, señaló que de los 204 millones de transacciones con tarjetas bancarias en sitios de comercio electrónico realizados de enero a septiembre de 2018, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), sólo recibió mil 500 quejas.

Sin embargo, dijo, existe la mala percepción de las personas que éstas provienen directamente del comercio electrónico cuando en realidad los defraudadores obtienen información de la tarjeta por medio de la banda magnética para comprar en internet, ya que no tienen el plástico físico, esto provoca que la gente crea que el canal en línea es más inseguro cuando es lo contrario.

Indicó que de los tres millones de fraudes registrados en ese mismo periodo, la mayoría se cometieron en el súper, restaurante o cualquier otro lugar donde la gente acostumbra a pagar con dinero electrónico. El especialista aseveró que la mayoría de las víctimas no denuncian por los vacíos legales que ocasionan procesos demasiados largos y complicados.

Además el proceso de investigación puede tardar hasta tres años en resolverse y los afectados prefieren absorber la pérdida que invertir tiempo y recursos económicos. El bajo índice de querellas, agregó, fomenta la impunidad del país.

Pero no sólo eso las empresas también pierden. Según los datos proporcionados por Pierre, sólo el 64 por ciento de las transacciones están aprobadas por los bancos, es decir cuatro de cada 10 negocios en línea son rechazados por posibles fraudes. “Se pierde 3.4 veces más del costo del producto debido a una transacción fraudulenta por los contracargos, entre ellos remplazo de mercancía, operacionales para investigar el caso, etcétera”.

En ese sentido estimó que las autoridades deben crear leyes más duras contra el cibercrimen, ya que en otros países como Estados Unidos dichas conductas se consideran graves y las sentencias van desde severas multas hasta varios años de prisión. “Hay un problema en México ya que los defraudadores, por así decirle, están protegidos comparado con otros países”.