De Milán a Tallin, en cuatro ausencias

Iñaki Dufour

Madrid, 12 ago (EFE).- El Atlético de Madrid y el Real Madrid se cruzan de nuevo en una final europea, dos años después del duelo por la Liga de Campeones que disputaron en Milán con triunfo blanco en la tanda de penaltis, con cuatro ausencias por encima de todas, dos por cada equipo, respecto al duelo de 2016 en San Siro.

ZINEDINE ZIDANE: “El equipo necesita un cambio para seguir ganando”. El pasado 31 de mayo, apenas cinco días después de haber conquistado su tercera Liga de Campeones consecutiva al frente del banquillo del Real Madrid, incluida la de 2016 contra el Atlético de Madrid, el técnico anunció un adiós inesperado, en la cima, como el líder de un proyecto de éxitos y marcas históricas, inigualables en el fútbol mundial, lanzadas precisamente con su victoria en San Siro contra el conjunto rojiblanco. No estará este miércoles en el banquillo blanco, con Julen Lopetegui como relevo, con todo el legado, pero con toda la exigencia que ha dejado el entrenador galo.

CRISTIANO RONALDO: Su traspaso al Juventus ha sido el momento más sonado del mercado de fichajes de este verano. Lo apuntó nada más terminar la final de la Liga de Campeones, que su destino inmediato, posiblemente, estaba fuera del club blanco. Lo concretó el 10 de julio. ¿Cuanto notará su ausencia? ¿Y en una final? Es la duda que surge a horas de la Supercopa de Europa por la producción ofensiva que ha deslumbrado a todo el mundo del astro portugués en sus nueve años como madridista, de los que ganó cuatro veces la Liga de Campeones. Al Atlético, dos de ellas. Al conjunto rojiblanco, además, en ese tiempo le hizo 22 goles en 31 choques, el último en el derbi más reciente del pasado mes de abril (1-1).

GABI FERNÁNDEZ: El capitán del Atlético, indiscutible en cada once de los seis títulos que ha conquistado el conjunto rojiblanco en la era Diego Simeone, sufrió en Milán la derrota de su equipo en la final de la Liga de Campeones, el único triunfo que se le ha resistido al ’14’ en su segunda y exitosa etapa en el club de su vida. Su final de la Liga Europa del pasado 16 de mayo fue impecable, además con un gol incluido. Nadie intuía entonces una despedida que se produjo después, tentado por el Al Sadd qatarí. Es una pieza de difícil sustitución. Era un guía para el Atlético sobre el campo, por su perfecta lectura de cada momento y cada partido. En su lugar ha llegado Rodri Hernández para reforzar una posición que se queda sin un referente, pero dispone de Saúl, Koke y Thomas.

FERNANDO TORRES: Sus lágrimas en Milán, el llanto de un símbolo, de un futbolista con un inquebrantable sentimiento rojiblanco, de aquel niño que con 10 años soñó con jugar en el equipo de su vida, con celebrar un título en Neptuno o con ganar la Liga de Campeones con la camiseta del Atlético de Madrid -logró las dos primeras, se le resistió la última- son parte de la historia de aquella cruel final en San Siro, de la que fue titular y provocó el penalti que después Antoine Griezmann lanzó al larguero con un 0-1 en contra. “Volveremos”, remarcó el ‘9’. No lo hará él sobre el terreno de juego. Dijo adiós este verano con la felicidad del título (la Liga Europa 2018) que tanto, tanto y tanto había anhelado siempre, inigualable por mucho que ya lo hubiera ganado todo con la selección o el Chelsea, y con una emocionante despedida imborrable para siempre para él y un estadio Metropolitano repleto de su afición. EFE