Debe actualizarse legislación sobre reproducción asistida: experta

Fotolia_52705891_infertilidad-2México, 14 Ene (Notimex).- El derecho a procrear entre personas sin pareja o que carecen de un estado de salud necesario debe hacerse a través de un cambio de políticas públicas y de legislación que les permita acceder a las nuevas tecnologías reproductivas, consideró la especialista Lilián Brena Sesma.

La experta en derecho del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, destacó que en el Estado debe adaptar el marco jurídico ante el avance de las nuevas técnicas de gestación por sustitución, sobre todo si benefician a una capa importante de la población.

Durante el seminario Miradas contemporáneas a la familia, Brena Sesma afirmó que la gestación por sustitución se justifica al servir de instrumento para hacer efectivo los derechos reproductivos generados por la Constitución.

Explicó que con las nuevas tecnologías, que permiten la fertilización asistida, los componentes de la procreación se han fragmentado, pues el proceso de la maternidad no se limita más a una mujer que aporta su óvulo y gesta al niño, y la paternidad no se circunscribe al hombre que provee el esperma.

“Una gestación por sustitución no sólo es un proceso que termina con el nacimiento, sino que los efectos perduran toda la vida del niño y en sus relaciones familiares y sociales”, indicó mediante un comunicado difundido por la máxima casa de estudios.

Recordó que la finalidad es originar una familia compuesta por los padres biológicos y su hijo, además generará cambios en el grupo familiar, por lo que el derecho a la procreación no es absoluto, es limitado por el de las otras personas involucradas y “queremos la mejor situación para proteger a los participantes”.

La jurista indicó que el derecho abre la posibilidad de tener una regulación adecuada, pues es mejor crear una figura especial de gestación subrogada en vez de propiciar actos aparentes”, estableció.

El seminario fue organizado por la Coordinación de Humanidades, la Facultad de Derecho (FD) y el Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural e Interculturalidad.