Decenas de hongkoneses protestan para pedir la liberación de Liu Xiaobo

Hong Kong, 10 jul (EFE).- Decenas de hongkoneses protagonizaron hoy una sentada frente a la oficina de representación del Gobierno chino en Hong Kong para pedir la liberación del Premio Nobel de la Paz y disidente chino Liu Xiaobo, que sufre un cáncer terminal de hígado y sigue bajo vigilancia en un hospital chino.

Los manifestantes agitaron pancartas con imágenes de Liu y corearon consignas pidiendo al régimen comunista su inmediata liberación, mientras se dirigían hacia la oficina de representación de Pekín en Hong Kong.

“Liberad a Liu y dejad de perseguir a su esposa, Liu Xia”, gritaron los manifestantes.

El abogado hongkonés y defensor de los derechos humanos Albert Ho invitó a los manifestantes a iniciar una sentada con el propósito de permanecer a las puertas del edificio hasta que el Gobierno chino conceda a Liu el permiso para que pueda decidir libremente dónde quiere recibir tratamiento médico.

Hasta hoy más de cinco mil personas han firmado en Hong Kong un documento exigiendo a China que conceda al nobel la libertad para que sea tratado médicamente en el extranjero, como desea la familia.

Liu Xiaobo, ganador del Premio Nobel de la Paz en 2010, fue excarcelado el pasado mes de junio para ser trasladado a un hospital universitario de la provincia septentrional de Liaoning, donde permanece ingresado.

Los responsables del hospital anunciaron hoy que Liu, 61 años, ha empeorado en los últimos días y consideran que su estado es muy grave, mientras las autoridades chinas se niegan a permitir su salida con el argumento de que no puede hacer largos viajes.

Algunos médicos de EEUU y Alemania pudieron ver a Liu Xiaobo este fin de semana y coincidieron con los oncólogos chinos en el pronóstico, pero consideraron que el disidente sí puede viajar a otro país.

Liu fue condenado en 2009 a 11 años de cárcel por “incitar a la subversión” tras participar en la redacción de un manifiesto político que pedía reformas democráticas al régimen comunista.

Su esposa fue puesta bajo arresto domiciliario poco después de que Liu obtuviera el Nobel de la Paz, si bien nunca ha sido acusada de ningún delito.

La protesta de hoy se suma a otras manifestaciones celebradas con el mismo motivo en los últimos diez días en Hong Kong, donde hay una mayor tolerancia por parte de las autoridades con respecto a derechos y libertades como las de reunión y expresión, muy restringidas en el resto de China. EFE