martes, octubre 19, 2021
Inicio > Noticias > Internacional > Decenas de miles de arrepentimientos preceden a la expiación de Yom Kipur

Decenas de miles de arrepentimientos preceden a la expiación de Yom Kipur

Jerusalén, 8 oct (EFE).- Horas antes de que con el atardecer de hoy comience la jornada más solemne del judaísmo, Yom Kipur, decenas de miles de judíos pidieron el perdón de Dios frente al milenario Muro de las Lamentaciones de Jerusalén con cánticos, amenes y penitencias.

A la media noche del lunes, la absolución de los votos (Hatarat Nedarim) dio inicio al rezo de las “selijot”, oraciones de arrepentimiento que los judíos llevan siglos entonando en los días previos a las fechas más sagrada de esta religión.

Con variantes entre las diferentes comunidades judías, las oraciones más atendidas son las que se extienden entre el inicio de Rosh Hashana, el año nuevo judío (5.779) que celebraron hace díez días, y el Yom Kipur o Día de la Expiación que termina con la primera estrella del miércoles.

“Es el último día que los judíos pedimos el perdón antes de Yom Kipur y rezamos para que Dios nos perdone y empecemos el año nuevo renovado, sin lo malo que hicimos”, explica a Efe, Yousef Oyahon, de la ciudad de Ramle.

El rabino jefe del Muro de las Lamentaciones, Shmuel Rabinowitz, abrió el rezo, en el que estuvieron presentes el gran rabino sefardí (de los judíos de España y norte de África), Yitzhak Yosef, y el gran rabino ashkenazí (de los judíos de origen europeo), David Lau.

Y cada comunidad incluye sus variantes en la recitación, con poemas diferentes y tonalidades, aunque Oyahon asegura que “el significado es el mismo”: el arrepentimiento y el perdón.

Para la joven Risha Yonaty es una noche que le hace sentirse mejor, porque con “ella limpia todo lo malo” antes de la jornada más sagrada del judaísmo, en la que Israel se paraliza completamente.

Las oraciones de “selijot” son cada año más populares y concentran no sólo a los observadores más practicantes sino a miles de israelíes, especialmente jóvenes, que llenan la Ciudad Vieja de Jerusalén, en el este de la urbe.

Amigos y familias se encuentran en la amplia explanada frente al lugar de culto judío más sagrado, el Muro, y se desean los unos a los otros que, que en el Día de la Expiación o Yom Kipur, Dios los inscriba en el libro de la vida durante el próximo año.

Según la tradición, Dios escucha las súplicas y rezos una vez al año con el fin de perdonar por los pecados realizados, pero como Ohayon considera consiste también en coger la fuerza suficiente para que los hombres y mujeres también se perdonen entre ellos. EFE

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: