Defensa del esposo de española asesinada en México busca desmontar peritaje

Martí Quintana

México, 16 dic (EFE).- La defensa del marido y presunto homicida de la española Pilar Garrido en México busca desmontar, con sus propios expertos, el peritaje de la Fiscalía sobre las causas de la muerte, subrayando inconsistencias.

Este 17 de diciembre está previsto que comiencen los testimonios de la familia y expertos españoles por videoconferencia, que se pueden extender unos días e incluyen a la hermana y a la madre de la valenciana, hallada muerta en julio de 2017 cerca de Ciudad Victoria, en el nororiental estado mexicano de Tamaulipas.

Son dos testigos clave para los abogados de Jorge Fernández, pues ambas siempre han creído en la inocencia del esposo.

Entre los testimonios presentados por los abogados particulares sobresale el de un grupo de expertos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), con el que buscarán desmontar la tesis de que la mujer falleció a manos de su pareja.

De acuerdo con documentos a los que tuvo acceso Efe, los letrados presentarán también tres dictámenes periciales -en criminalística, medicina forense y mecánica de lesiones- elaborados por expertos mexicanos.

Según la Fiscalía de Tamaulipas, que ya ha presentado sus pruebas en este juicio, que arrancó a finales de agosto, la muerte de Garrido se dio por “asfixia mecánica tipo estrangulación”.

En las conclusiones de su informe pericial se extraen conclusiones sobre la mecánica de lesiones de los restos óseos hallados en la carretera Victoria-Soto de la Marina el 26 de julio de 2017.

El documento establece que una fractura del hueso occipital fue provocado por un “objeto contundente” que dio una “contusión directa”. Asimismo, la fractura del hueso de la nariz “es provocada por un objeto romo” que ejerció una “contusión lateral directa”.

Además, la fractura del hueso hioides, en la zona cervical, demostraría “una comprensión y tracción sobre la cara anterior del cuello”. Y la coloración rosa en los dientes (“pink teeth”) una “súbita disminución de la oxigenación del cuerpo”, propias de muerte “no naturales” o de “tipo violento”, como un estrangulamiento.

No obstante, en su informe la experta mexicana en Criminalística Dora Miguel Castro desmiente muchas de estas averiguaciones. Por ejemplo, sobre el hueso hioides dice que “no existen indicios de que estuviera fracturado en su parte medial”.

Por tales motivos, “no es posible realizar el principio de reconstrucción de hechos” tal y como se establece en el peritaje, afirma.

La defensa también presentará dos informes del doctor mexicano Salvador Miguel Martínez en mecánica de lesiones y en medicina forense.

Este médico afirma que no es “científicamente posible” determinar la mecánica de lesión en la región occipital porque en el peritaje presentado por la Fiscalía no se especifica ubicación anatómica, medidas, profundidad, forma y coloración.

De esta manera, establece que “no se puede determinar” qué ocasionó la muerte de Garrido, de 34 años, pues el peritaje está basado en “especulaciones y no en indicios realmente sustentados en ciencias forenses”.

En el peritaje de medicina forense el doctor dice, entre otras observaciones, que “en casos esqueléticos, el hioides es tan frágil que es necesario demostrar claramente una fractura parcial, unilateral, antes de considerar una estrangulación”.

Finalmente, y en consonancia con lo que la defensa ha alegado en anteriores ocasiones, el doctor expresa que la suboficial de la Policía Federal que realizó el informe carecía de la “pericia” y los estudios necesarios.

Los informes de especialistas mexicanos se contrastarán con los de expertos de la Complutense de Madrid, quienes examinaron personalmente los restos de Pilar Garrido, que llegaron a España para ser sometidos a una segunda prueba de ADN y recibir sepultura.

“Surge la opinión pericial de los médicos de España y están dentro de nuestro derecho de acopio de medios de defensa”, indicó a Efe Jesús Eduardo Govea, abogado del esposo.

Según explicó, las conclusiones de los expertos de la Complutense van en la línea de los peritajes emitidos por los expertos mexicanos.

“Sí (van en la misma línea), y fue de forma absolutamente espontánea y natural. No se pusieron de acuerdo unos con otros. Cada quien emitió su opinión con el rigor científico correspondiente”, aseguró.

Entre los medios de prueba para desahogar en el juicio, y de acuerdo con el documento entregado a Efe por la defensa, se espera que declare José Antonio Sánchez, profesor honorífico del Departamento de Medicina Legal, Psiquiatría y Anatomía Patológica de la UCM.

También declararán las doctoras en Ciencias Biomédicas y Especialistas en Antropología Forense María Benito Sánchez y Alexandra Muñoz.

Así como los doctores Elena Labajo y Bernardo Perea, secretaria académica y director, respectivamente, del Departamento de Medicina Legal, Psiquiatría y Anatomía Patológica de la misma universidad.

Todos ellos serán interrogados por el informe pericial en Medicina Forense, Antropología Forense y Odontología Forense que elaboraron el 8 de abril, “respecto a la osamenta y causas de la muerte” de Pilar Garrido. EFE