Delegación dominicana expresa a Almagro su rechazo por informe de la CIDH

Santo Domingo, 28 abr (EFE).- Una delegación del Gobierno dominicano se reunió hoy con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para expresar su rechazo al informe que incluye al país en la “lista negra” de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El capítulo IV del informe anual de 2016, que publicó este jueves ese organismo autónomo de la OEA, alerta de “la persistencia de la discriminación racial estructural contra personas de ascendencia haitiana, o percibidas como tales” en la República Dominicana.

El consultor jurídico del Poder Ejecutivo, Flavio Darío Espinal, encabezó la delegación que comunicó a Almagro en Washington su discrepancia, tal y como se lo expresó previamente al propio presidente de la CIDH, Francisco Eguiguren Praeli, informó la Presidencia dominicana en un comunicado.

Para el Gobierno dominicano, la decisión de la CIDH es “totalmente desproporcionada, no tiene ninguna base ni justificación razonable. Lo que hace es poner de manifiesto la actitud prejuiciada y sectaria del citado organismo frente a República Dominicana”, apunta la nota.

Por tales razones, “el Gobierno dominicano rechaza de manera firme y categórica la decisión que pone en entredicho la credibilidad de la Comisión”, añade.

Espinal expresó a Almagro “la falta de objetividad y el manejo antojadizo y subjetivo del capítulo IV.B del informe”, que señala a República Dominicana, junto a Cuba y Venezuela, como los países donde las violaciones de derechos humanos requieren una “atención especial” por parte de este organismo, con sede en Washington.

Según el documento de la CIDH, esas supuestas prácticas discriminatorias por parte de las autoridades dominicanas han impactado particularmente en “el reconocimiento de la nacionalidad, deportaciones, expulsiones, operativos migratorios y expulsiones colectivas”.

El ministro de Interior y Policía dominicano, Carlos Amarante Baret, ya se pronunció a este respecto, asegurando que no comprende “el interés de algunos organismos internacionales de negar los avances observados por el país en materia migratoria y de respeto a los derechos de las personas”.

El funcionario puso como ejemplo el Plan de Regularización de Extranjeros, puesto en marcha entre 2014 y 2015, y en el que “se han respetado los derechos humanos y fundamentales de las 249.950 personas inscritas”, apuntó.

El informe anual de la CIDH ofrece información accesible, completa y relevante a todos los usuarios del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, acerca del trabajo y los recursos de la Comisión.

La publicación de este informe busca promover el cumplimiento de sus decisiones, asegurar el acceso a las víctimas, rendir cuentas sobre las actuaciones de la CIDH durante el año analizado, e informar sobre la situación de los derechos humanos en la región.EFE